miércoles, septiembre 13, 2006

Historiador Antony Beevor recupera a Vasili Grossman


Vasili Grossman, el autor de “Vida y destino”, una de las más grandes novelas del siglo XX, acompañó al ejército soviético en la segunda guerra mundial como corresponsal de “Estrella Roja” por las calles de Stalingrado, por Ucrania, y el horror de Treblinka. Estas experiencias quedaron registradas en unos cuadernos, que se han mantenido inéditos hasta hoy, cuando Antony Beevor recuperó estos escritos, los ordenó y compuso un relato de dimensiones épicas llamado “Un escritor en guerra”. Tal vez este libro sea el más dramático y revelador testimonio de lo que realmente fue la mayor guerra de todos los tiempos.

Independencia Culturalx pudo conversar con el historiador inglés y desvelar algunos detalles de su última obra durante su gira de presentación en Europa.

Entrevista
¿Cómo nació la idea de publicar “Un escritor en guerra”?
Yo había leído “Vida y Destino” de Vasili Grossman y me interesó mucho cómo describía en forma literaria la guerra en el frente Este. De esta manera, aprovechando que estaba trabajando en el libro “La batalla de Stalingrado”, fui junto a mi traductora Luba a los archivos rusos de literatura y arte, y descubrimos que estaban los artículos y cuadernos de notas en que se basó para escribir su novela. Y fue una sorpresa maravillosa porque temíamos que la KGB había destruido toda esa información cuando recogieron los manuscritos en 1961.

¿La obra de Grossman también fue determinante en su libro “La Batalla de Stalingrado”?
Sí. Para el libro de Stalingrado, las notas de Grossman fueron muy útiles al igual que para el libro sobre Berlín. Después de esto se lo mencioné a mi editor y le persuadí para que recopilara y editara sus manuscritos para ensaltar su reputación como corresponsal de guerra. La verdad es que su material es tan extraordinario porque muestra la guerra en el Este como ningún otro escritor o periodista. Él como nadie pasó tanto tiempo en el frente y escribió tan certeramente sobre la guerra en Rusia.

¿Por qué siempre escribe sobre el Frente Ruso?
La razón de escribir sobre el Frente ruso fue porque se sabía muy poco en el Oeste. Recuerdo las películas norteamericanas, como “Salvando al Soldado Ryan”, que proclamaban que EE.UU había ganado la guerra cuando se sabía que la realidad era totalmente diferente. Así que al comenzar el trabajo de investigación tuve la suerte de ser uno de los afortunados de acceder a los archivos rusos militares justo cuando estos se estaban abriendo a los investigadores extranjeros. Ahora estos se han cerrado para todos los foráneos.

¿Qué es de cierto que había un elemento antisemita en la Rusia de Joseph Stalin?
Siempre hubo un elemento antisemita en Rusia. Siempre hubo un sentimiento de que los bolcheviques eran en su mayoría judíos. Pero esto era parcialmente verdad. Nunca olvidaré que entrevisté junto a Luba, mi traductora, al nieto de Stalin en Georgia y le preguntamos sobre las purgas. Y él me dijo “pero por qué todos siguen preguntando por las purgas y nadie me pregunta sobre los años anteriores a éstas cuando los judíos tenían el poder de todo. Mi abuelo Stalin se ocupó de los judíos”, dijo. Al final, el hecho es que el antisemitismo de Stalin era diferente al Nazi porque era mucho más político, ya que veía a los judíos internacionales y que no podían ser leales a Rusia. Sin embargo, el antisemitismo de Hitler era más racial.

¿El libro de Grossman se basa sólo en su trabajo de corresponsal?
Sí. Todo su material de corresponsal estaba en sus cuadernos. Grossman como no podía publicar en su momento lo que estaba escribiendo porque era muy peligroso y podía ser acusado de traición, en muchas ocasiones se guardaba sus notas de lo que veía en el campo de batalla. Esto explica el poder de su honestidad al escribir sobre la guerra en el Frente Este y que sus notas estaban basadas en hechos reales. Grossman no era un periodista vendido. También él tuvo el reconocimiento de sus colegas e incluso de su editor Ostenberg, que señalaba que su forma de escribir era despiadada, “la despiadada verdad de la guerra”. Él era una voz única. Por otro lado, para este trabajo de investigación fuimos al original y no a lo que publicaban los periódicos de la época, especialmente porque sus artículos eran censurados.

¿Con qué horrores se encontró Grossman durante su trabajo de periodista en Guerra?
Primero, él tenía demasiado idealizado al soldado ruso pero cuando descubrió las violaciones en masa de los soldados rusos en Alemania, escribió aquello incluso siendo una terrible verdad para él. El otro shock para él fue descubrir que muchos de los ucranianos que habían sido vecinos suyos traicionaron a los judíos y los entregaron a los alemanes y su madre estaba entre estos prisioneros que murieron en Treblinka. Para Grossman esto fue perturbador. Además, en ciertos casos cuando hablaba de “La batalla de Stalingrado” se refiere a ella como una batalla enorme y deshumanizada por la propaganda. Creo que la acumulación de detalles de Grossman era la única manera de entender esta batalla porque la propaganda nunca la iba a explicar bien. También para él era importante ver el aspecto humano, las mujeres que se quedaban atrás en los pueblos y los hombres olvidados. Y su testimonió explica la valentía extraordinaria de la mujeres y es algo que nunca había hablado otro escritor.

¿Qué otras cosas nuevas se encontró entre los apuntes de Vasili?
Lo que descubrimos nuevo en estos apuntes fue la acumulación de detalles. Su observación era esplendida. Uno de los grandes debates en la batalla de Stalingrado fue si los soldados sobrevivieron en los dos primeros meses por la amenaza de la policía secreta de ejecutarlos por retroceder o especialmente, por el coraje de sus soldados. Las observaciones de Grossman dan una idea más amplia de las razones, por la cuales, estos soldados tenían ese coraje. También en muchos casos y gracias a lo investigado en los archivos militares, detectamos que las mayorías de las observaciones de Grossman eran ciertas.

¿Cuál era la visión de Grossman sobre Stalin?
Grossman nunca confío en Stalin porque había experimentado el gran terror y él, más que cualquier otro, sospechaba que Stalin era parte del terror y que también lo dirigía. Por otra parte, muchos rusos intentaban convencerse a sí mismos que Stalin no sabía nada. La mayoría creía que la polícía secreta era la responsable del terror. Pero Grossman se dio cuenta claramente de que Stalin era el culpable del terror y esto se ve porque nunca habló sobre Stalin en sus informes o artículos. Por ello, Stalin nunca confío en Grossman. Todo el resto de los corresponsales hablaban que Stalin era el arquitecto de la victoria pero Grossman ni lo mencionaba. Como resultado de esto, cuando Grossman fue designado por todo el jurado como el Premio Nacional de Literatura ruso, por el libro “El pueblo inmortal”, Stalin rechazó ese nombramiento. El libro contaba sobre el desastre de 1941 y, sin duda, Stalin tenía una conciencia de culpabilidad porque fue el responsable de tantas muertes durante la guerra patriótica.
Finalmente Stalin ordenó sacar todos los libros de Grossman de Rusia.

¿Grossman siempre escribió en la “línea del peligro”?
Sí. Podríamos decir que él era extraordinariamente valiente pero también extraordinariamente ingenuo, pero no podemos dudar de su honestidad.

Según su visión, ¿por qué sobrevivió a la época mortal de Stalin?
A Grossman no lo mataron porque tuvo mucha suerte y creo que fue un milagro que no terminara muerto. Creo que tuvo un “Angel de la Guarda” que le ayudó a sobrevivir en esos difíciles momentos.