viernes, agosto 25, 2006

Celco compra noticias en monopolios comunicacionales de Chile

Es increíble ver como los medios de comunicación chilenos, perdón las putas de la derecha chilena, dan vuelta las noticias para beneficiar a los empresarios de este país (convirtiéndolos en víctimas)y así denostar a las comunidades o colectivos que luchan por su produccción interna y además, para que ésta sea sustentable.

Uno de estos casos es Celulosa Arauco y Constitución S.A. - Celco, fábrica de pasta de celulosa que causó importantes daños medioambientales en el santuario natural “Carlos Andwanter”, ubicado en río Cruces, cauce que sirve de desagüe para los residuos de la planta.

Los diarios La Tercera y El Mercurio, han sacado sendas notas señalando que los pescadores de Mehuín estaban armados al momento de evitar una medición a Celco, que además iba escoltada por la Armada (no debería ser al revés, la armada defendiendo al pueblo de Mehuín), para determinar si se podían depositar los desechos tóxicos que produce la empresa de Angelini en las aguas cercanas al pueblo.

Según el prestigioso medio argentino Página12, Celco desempolvó un proyecto de ducto al mar que había sido descartado debido a la resistencia del poblado turístico y de pescadores Mehuín entre 1996 y 1998. Para construir el ducto la empresa debe contratar un estudio de impacto ambiental, requerido formalmente para la autorización del proyecto por parte del gobierno nacional.

Agrega Página12 que los pobladores permanentes de Mehuin, en su mayoría pescadores artesanales, junto a frecuentadores de sus playas, propietarios de casas de veraneo, comunidades mapuches, pequeños emprendimientos turísticos de la zona y organizaciones ambientalistas, resisten desde hace 10 años los intentos de llevar a cabo los estudios de impacto ambiental mediante movilizaciones marítimas a bordo de botes y lanchas que bloquean el paso de los barcos enviados a realizarlos.

Lo que no contó La Tercera y El Mercurio, y sí Página12, es que lo dos remolcadores de la empresa contratista Ultragas con profesionales y equipos de medición a bordo, avanzaban escoltados por dos patrullas de mar y un buque de guerra de la Armada en forma amenazante ya que los marinos estaban con ropas de combate,"...El pequeño cerco de pequeñas embarcaciones de los aguerridos pescadores del lugar y pobladores impidió el avance de la flota de Celco, resistiendo la intimidación de decenas de efectivos navales, vestidos y pertrechados para combate, y con lanchas rápidas tipo zodiac preparadas para entrar en acción", cuenta Página 12.

Página12 recogió declaraciones de los pobladores de Mehuín, quines denunciaron la actitud intimidatoria de los marinos, que ostentaban armas y tenían una clara hostilidad hacia los pescadores: “ellos son los que estaban encapuchados, vestidos de combate y con botes zodiac”, señaló Eliab Viguera del Comité de Defensa del Mar, contestando rumores que voceros oficiosos de la Armada y Celco habían hecho correr en algunos medios.

El documentalista Jorge Garrido, director de la película Ciudad de papel, largometraje que registra el proceso para imponer el emprendimiento de la empresa Celco en Valdivia y la resistencia de las comunidades del sur de Chile, sostiene a Página12 directamente que “aunque no quiera aceptarlo, hoy la Armada es socia de Celco. Eso se corrobora más aún cuando la misma Gobernación Marítima (organismo bajo responsabilidad de la jefatura de la Armada) es la que pide a la Fiscalía la citación de pescadores”.

“Esto ya no tiene explicación, la Armada aparece con dos patrullas y un enorme buque de guerra, calculando había cerca de 200 efectivos. ¿Qué prentenden, intimidarnos?. Creo que la Armada se está metiendo en una escalada de desconfianza hacia los pescadores. Una operación de tal embergadura habla de abierta complicidad entre las autoridades y Celulosa Arauco”, denunció Eliab Viguera a Página12.

Sin embargo, lo que público luego los diarios de derecha fue el comunicado de la Armada y cero investigación: "Pescadores estuvieron alrededor del remolcador Pangui, dispararon sobre el remolcador, posteriormente dos personas subieron a bordo, pincharon los botes de goma que estaban a bordo del remolcador y se lanzaron al agua y fueron recuperados por los 6 botes que los acompañaban, frente a eso hicieron disparos hacia la autoridad marítima y eso es lo que ocurrió. No hay accidentados, no hay heridos. La autoridad marítima se encuentra ahí por una orden judicial de la Fiscalía de San José de la Mariquina”, dijo el capitán Javier Chappuzeau.

Finalmente los pescadores de Mehuín desmintieron el comunicado de la Armada, asegurando que tienen imágenes en video de lo ocurrido que prueba que la Marina, y que la propia autoridad marítima habría intentado quitarles la cámara en el mar. Asimismo, señalaron que la zona esta militarizada por la presencia de la armada defendiendo a los empleados de Celco.

A quien le creemos. Por mi parte, a los segundos.

jueves, agosto 24, 2006

Amnistía encuentra indicios de destrucción deliberada de Israel en Líbano

Amnistía Internacional ha publicado unas conclusiones que apuntan a una política israelí de destrucción deliberada de infraestructura civil libanesa, incluidos crímenes de guerra, durante el conflicto reciente.

El último informe de la organización de derechos humanos demuestra que la destrucción por parte de Israel de miles de viviendas, así como el bombardeo de numerosos puentes y carreteras y de plantas de almacenamiento de combustible y agua, formaban parte de la estrategia militar de Israel en Líbano, y no fueron simplemente "daños colaterales" resultantes de la legítima persecución de objetivos militares.

El informe viene a reforzar los argumentos en favor de que las Naciones Unidas (ONU) emprendan una investigación urgente, exhaustiva e independiente sobre las graves infracciones del derecho internacional humanitario cometidas tanto por Hezbolá como por Israel durante el conflicto que ha enfrentado a ambos bandos durante un mes.

"Israel afirma que los ataques contra infraestructuras fueron legítimos, pero es manifiestamente falso. Muchas de las agresiones señaladas en nuestro informe son crímenes de guerra, como ataques indiscriminados y desproporcionados. Existen claros indicios de que la destrucción masiva de plantas de energía y agua, así como de infraestructura de transporte, imprescindible para el reparto de alimentos y otra clase de ayuda humanitaria, fue intencionada y formaba parte de una estrategia militar", ha manifestado Kate Gilmore, secretaria general adjunta ejecutiva de Amnistía Internacional.

El gobierno israelí argumentó como defensa que sus objetivos eran las posiciones e instalaciones de apoyo de Hezbolá y que los restantes daños causados en infraestructuras civiles se deben a que Hezbolá utiliza a la población civil como "escudo humano". "El patrón, el alcance y la escala de los ataques simplemente no hacen creíble la afirmación de Israel de que fueron 'daños colaterales'", ha asegurado Kate Gilmore."Las víctimas civiles de ambas partes en conflicto merecen justicia. En vista de la gravedad de los abusos perpetrados, es urgente una investigación sobre la conducta de ambas partes. Los autores de crímenes de guerra deben responder de sus actos y las víctimas tienen derecho a una reparación", agregó la secretaria.

El informe, titulado Deliberate destruction or 'collateral damage'? Israeli attacks against civilian infrastructure, se basa en información de primera mano recabada por las últimas delegaciones de investigación de Amnistía Internacional que han visitado Líbano e Israel.

Dicha información incluye entrevistas con decenas de víctimas y representantes de la ONU, la Fuerza de Defensa Israelí y el gobierno libanés, así como declaraciones oficiales e informes de prensa.