martes, octubre 14, 2008

Pep Gatell: “Chile debe aprovechar el tiempo perdido en dictadura para crear artísticamente"


Madrid/Barcelona

En enero próximo (3 al 25) Santiago de Chile se convertirá en la capital sudamericana del mejor teatro. La 16ª edición del Festival Internacional de Teatro ‘Santiago a Mil’ 2009, además de exponer las excelentes obras nacionales, latinoamericanas y asiáticas a sus fieles seguidores traerá también la mejor dramaturgia europea empezando por el polémico dibujante, pintor, performer, dramaturgo, coreógrafo y editor belga Jan Fabre, que estrenará con su compañía Troubelyn su última creación “La orgía de la tolerancia”.

Sin embargo, es la compañía catalana ‘La Fura dels Baus’ la que pretende llevarse todos los aplausos en el cierre del Festival con ‘Orbis Vitaes’ (Círculo de la vida), espectáculo de carácter gratuito inspirado en la mitología de los pueblos que habitan todo el territorio chileno.
“En la clausura de ‘Santiago a mil’ montaremos un macro espectáculo al mejor estilo furero. Intentaremos mostrar la cultura mitológica chilena. Por eso ahora estamos intentando coger el pulso, leyendo libros sobre la historia de Chile y sus pueblos indígenas. Tenemos unos libros que nos ha mandado la organización de Chile sobre las etnias que habitan todo vuestro territorio y estamos viendo con qué conectamos mejor. Eso sí, mezclaremos unas con otras”, señaló a La Nación el director artístico, Pep Gatell, encargado de montar el espectáculo en Santiago.

Lo único que se sabe hasta ahora, porque aún todo está en proceso creativo y falta el visto bueno de la organización, La Fura llevará por las calles del Gran Santiago una gran caravana circense con una mujer de cobre de siete metros.
“También depende del espectáculo, sobre que estructura y espacio podremos montar las dos grúas y pasar con nuestros muñecos y la representación que idearemos. Por eso, estaremos en Chile diez días antes del show seleccionando a las 100 personas entre actores, técnicos de luces y también voluntarios que nos ayudarán y nos acompañarán a montar el espectáculo. La verdad es que cuanta mas gente del país trabaje con nosotros es mejor porque así conoces el país, te tratan mejor, te dan mejor comida”, comentó entre risas el catalán desde Barcelona mientras agregó que en Chile se está llamando a la gente para que se inscriba en los montajes del espectáculo.

Luego del gran muñeco se dará paso a una rueda repleta de acróbatas sostenida por una grúa, se proyectarán vídeos y alrededor de 80 actores en grupos pequeños representarán toda la mitología e historia de Chile.
“El proceso creativo de ir entrando en el montaje del espectáculo empieza en octubre y no paramos hasta enero. En todo ese tiempo generamos los diseños artísticos, creamos las grúas y los técnicos piensan las mejores infraestructuras. Mostraremos desde las etnias del norte, pasando por el centro hasta llegar al sur, y terminaremos con representaciones del Chile de hoy. Eso sí, nosotros no somos historiadores, sino que somos generadores de impulsos, de sugerencias visuales hacia el espectador”, adelantó el catalán.


A 'La Fura dels Baus’ le gusta que el público saque conclusiones propias, según su sentimiento, y que interactúe también visualmente. Es su gran característica y por ello, tiene tantos seguidores.
“A nosotros nos interesa que el público se invente su película. Por eso, hablar de mitologías es muy bueno para nosotros y para el público porque este tema es más abierto a la imaginación… Aunque tenemos que explicar a nuestra gente en el cuartel general de Barcelona y a la gente que trabajará con nosotros en Chile, el guión y la energía que deben entregar en cada unos de sus perfomances mientras va avanzando la caravana”, explicó Gatell.

Asimismo, a la compañía catalana le atraen más los espectáculos populares que los de mil personas, en teatros pequeños, ya que el contacto directo con la gente es parte de su leit motiv.
“Sin embargo, te debes censurar con ellos un poco porque estás en un lugar público, en la calle. Debes tener más piedad, a veces, que en obras pequeñas y más agresivas, pero al final para llenar ese hueco multiplicamos los efectos visuales”.

La Fura sudaca

Pep Gatell, es uno de los seis directores que llevan los diferentes proyectos de ‘La Fura dels Baus’ y junto a su compañero Alex Ollé, encargado de la obra Boris Godunov, que se presenta con éxito en España, quieren llevar una sección de la empresa a Sudamérica.
“Pensamos con Alex llevar la empresa de La Fura a Sudamérica y dejar ahí un cuartel general. Especialmente nos interesa Argentina, Chile y México para poder rebajar gastos y permitirnos tener siempre una obra de La Fura girando por Sudamérica. Pero aún estamos organizando ese tema”.

Durante el estreno de Boris Godunov, basada en la entrada de unos terroristas chechenos durante la representación de un musical en el teatro Dubrovka de Moscú, Rusia, Alex Ollé confirmó en Madrid que hay voluntad de ir a Chile con esta obra.

“Espero que podamos llevar en el verano europeo del año que viene, en agosto del 2009, la obra de Godunov. Pero eso depende de si vamos también a Argentina, México y por supuesto a Chile, porque se pueden compartir los costes de la obra… Es que llevar todos nuestros trastos a Sudamérica tiene costes elevados, por el personal, por los técnicos. Pero cada vez nos interesa más viajar sólo con el equipo creativo y contar con gente del lugar. Que ellos trabajen con nosotros por un tiempo. Lo que queremos es hacer un poco de pedagogía, que la gente aprenda algo y así no traer el coste de toda la compañía de La Fura”.

En tanto, el próximo año los catalanes cumplen 30 años de producción teatral y esa constancia se ha logrado porque siempre son muy abiertos a recibir influencias externas y tender a la renovación.
“Nos llamó la atención crear el guión con gente de Chile y trabajar con gente con otra mirada. La verdad es que nos gusta estar en Chile porque están más abiertos a los temas y a nuevas experiencias y a los proyectos nuevos, ya que después de la dictadura, como pasó en España, se intenta aprovechar todo el tiempo perdido en crear y probar nuevas tendencias o sabores”, dijo Gatell.

“Chile vive ahora un momento de libertad que debe aprovechar y espero que cuando vaya a Chile pueda ver teatro chileno porque ustedes exportan muy poco teatro”, concluyó.

Gonçalo Amaral: “Madeleine McCann está muerta”





El policía luso que dirigió 5 meses la investigación de la desaparición de la niña inglesa en el balneario portugués de Vila da Luz acusa en su libro ‘Maddie, la verdad de la mentira’ que los McCann fueron negligentes al dejar sola a su hija, que simularon un delito y luego ocultaron el cadáver.

Madrid

El día 3 de mayo de 2007 en la localidad portuguesa de Vila da Luz, en el municipio de Lagos, una niña de nacionalidad inglesa de 4 años desapareció misteriosamente del apartamento donde dormía en el complejo turístico Ocean Club, mientras sus padres comían en el restaurante ‘Tapas’, a escasos metros del lugar.
Estos fueron los únicos detalles, que sus progenitores, Gerald y Kate McCann, dieron a la policía lusa y a los medios de comunicación internacionales.

La historia de Madeleine Beth McCann es conocida por todo el mundo y en los últimos años no hay un caso más mediático. ¿Por qué? A casi un año y medio del crimen hay muchas lagunas; aún no se sabe nada de la niña, ni del cuerpo del delito, ni del supuesto secuestrador como llegó tanto a recalcar la familia McCann en sus multitudinarias ruedas de prensa.

Gonçalo Amaral, policía portugués a cargo de la investigación y responsable de analizar las diferentes hipótesis del hecho desde 3 mayo hasta 2 octubre del 2007, estuvo inmerso en el epicentro del proceso McCann. Sin embargo Amaral, con 27 años de servicio, fue apartado del caso por insistir en investigar la tesis de que Maddie está muerta y días después el acoso de los medios, la presión política y las calumnias, le obligaron a dejar también el cuerpo policial de Portimao, porque no podía defenderse desde la esfera pública.

Por eso, decidió escribir su versión publicando ‘Maddie, la verdad de la mentira’. Una obra interesante, que se lee impresionantemente rápido y que constituye un valioso y consistente documento de divulgación puesto que proporciona una síntesis clara de las direcciones de las investigaciones y las conclusiones, más datos que nunca se conocieron en los medios de comunicación.

Por ejemplo, la publicación muestra las contradicciones de los amigos de los McCann sobre las guardias que hacían para vigilar a los niños y sobre la presencia de un supuesto raptor. Da a conocer las negativas del abogado de los McCann para analizar los informes médicos de Madeleine, quien podría haber tenido una afección cardiaca y expone la prueba dada por una familia irlandesa que apunta a Gerry McCann como el secuestrador.

Todo esos antecedentes, y otras primicias tiene ‘Maddie, la verdad de la mentira’, que gracias a la apertura del sumario, archivado en julio pasado 2008, salen hoy a la luz.
“Mi libro no es polémico. Es un relato de todo lo ocurrido durante el tiempo en que estuve a cargo de la investigación. Es un relato honesto y nada especulativo ya que no quiero ninguna pelea con ninguna persona en particular. Además, no temo ninguna demanda porque tengo la conciencia tranquila. Aunque una demanda sería interesante porque se abriría el sumario y discutiríamos una a una las tesis y las hojas del sumario. También el libro calza cuestiones como la dignidad y la honra, la necesidad de conocer y contribuir a descubrir la verdad”, señaló Amaral en Madrid al presentar la publicación.

¿Qué ocurrió aquella noche?

Es lo que se pregunta todo el mundo. Amaral comenta a La Nación que los investigadores portugueses e ingleses llegaron a la conclusión que la niña murió esa noche del 3 de mayo en aquel apartamento en Vila da Luz, víctima de un trágico accidente. Luego se simuló un delito, se alteró la escena del crimen y se escondió el cadáver. “Además, hay otro delito en cuanto a la negligencia del cuidado de los hijos. Lo peor de todo es que después se filtró a la prensa el hecho para hacer pasar ha algunas personas como víctimas”.

¿Quién ocultó el cadáver? Según el sumario y los datos aportados por el libro de Amaral los que ocultaron el cadáver, en principio, fueron los padres. “Un hombre, probablemente en 80% fue Gerry McCann, fue visto por la familia irlandesa Smith caminando por la playa la noche que desapareció Maddie”, sentencia el novel escritor.

La nueva prueba apunta a que cuando Los Smith volvían a su apartamento a las 22 horas, se cruzaron con un individuo que tenía a una niña en brazos pero no identificaron a Robert Murat, unos de los principales sospechosos, que fue absuelto pese a que se comentaba que le gustaba la zoofilia. Luego, estos regresaron a Irlanda al terminar sus vacaciones. Pero cuando el matrimonio Smith ve a Gerry McCann en los noticiarios con su hijo en brazos bajando del avión a su llegada a la isla de Albión, lo reconocen como el hombre que vieron en la playa por su forma de cuerpo, su andar y por tener la misma altura.

“Era una prueba importante pero no se siguió ya que fui apartado de la investigación el 2 de octubre. Después los policías ingleses nos comentan que la familia cambió de teléfonos, de hogar porque algunas personas los ‘abordaron’ y los molestaron… Más tarde Gerry McCann dijo en una entrevista que él no era la persona porque a esa hora él estaba en el restaurante con sus amigos. Pero ese hecho no ha sido corroborado ni comprobado”, detalló Amaral.

Además, la prensa inglesa no ayudó mucho a solucionar el ‘caso Maddie’ sino más bien echó barro a la investigación. Para el ex director hay muchas cosas que no se hablan y la mayor mentira que se dice es que la niña está viva. “También es mentira pensar en los avistamientos. Por ejemplo, cuando el sumario se hace público, muchos periodistas ingleses no querían saber nada de la investigación, ni de testigos. Sólo querían saber de los avistamientos de la niña. Al día siguiente, por obra de magia, empezaron a informar de los avistamientos en todo el mundo. Sin duda a los padres les interesaba la publicidad de los avistamientos y no tendrían esta publicidad si la niña estuviera muerta”.

Los McCann fueron interrogados, juntos y por separado, muchas veces tras ser declarados ‘arguidos’ (sospechosos) y siempre mantuvieron la hipótesis del rapto. Amaral ya avistaba un montaje. “Después de los interrogatorios los McCann se marcharon a Inglaterra. Pero su decisión no fue por ser declarados ‘arguidos’ sino porque las investigaciones cambiaron de rumbo y se empezó a considerar la muerte de la niña después de que los perros rastreadores ingleses Springer Spaniels (del equipo cinotécnico) encontraron rastros de sangre y olor a cadáver tanto en el apartamento, en las ropas de Maddie y de su madre, como en el auto que alquilaron”, aseguró Gonçalo Amaral.

Si bien la idea de considerar sospechosos a Gerald McCann y Kate Healy se hizo más poderosa en las investigaciones, ello vino acompañado de un cambio radical en la actitud de Scotland Yard. Al parecer los McCann tenían contactos en el gobierno de primer ministro Gordon Brown y éste presionaba al gobierno portugués.
“Antes de marcharme, un director me dijo que debía tener cuidado porque esta familia tenía mucho poder … Yo no creo que haya una teoría de la conspiración. Hay una madre que busca a su niña y cree que es necesario meter presión política. Y hay tentativa de condicionar nuestros pensamientos y nuestro trabajo hacia que la niña fue raptada, que esta viva. Eso no puede ser. Pienso que el gobierno inglés tuvo que intervenir porque se les fue de las manos el caso. Debían bajarle el perfil a todo y calmar las cosas para evitar más daños”, dijo Gonzalo Amaral.

Por otro lado, los McCann reconocieron que suministraron un sedante llamado Calpol, la noche que se perdió Maddie, a sus otros hijos. Gonzalo Amaral contó que en los interrogatorios los progenitores aseguraron que el Calpol era paracetamol y que en Gran Bretaña se usa para que los niños duerman profundamente. Sin embargo, los expertos portugueses rechazaron esa observación y lo consideraron un potente sedante.

Aquí comienza a tener validez la teoría de que Maddie haya tenido un ataque cardiaco por el fármaco. Incluso Amaral juega sus cartas a la mancha gris del ojo de Maddie, que expertos le aseguraron como una posible afección cardiaca. Ante eso, un juicio por negligencia avista el ex inspector de la Policía Judiciaria portuguesa.

“En Portugal sólo se necesita un dolo intencional o eventual. En cambio, en Inglaterra vasta la negligencia y no es necesario un comportamiento de días, sino de horas o minutos por dejar a los niños. Este puede ser un gran problema para ellos. Pero no hay nada abierto en Inglaterra. La policía inglesa no quiere seguir buscando al supuesto ‘predador’ y deben ser ellos los que abran el caso. En Portugal está archivado pero en Inglaterra pueden reabrirlo”.

Por ahora, el ‘caso Maddie’ esta esperando nuevos elementos de pruebas. En tanto, los McCann siguen adelante con su vida y declaran a los medios que aún tienen esperanzas de encontrar a su hija. “Volver para atrás es perder para ellos porque hay muchas cosas en juego. Tienen un fondo de millones de euros que fue creado para buscar a una niña viva. ¿Cómo van a justificar el dinero o la utilización del fondo si reconocen que la niña esta muerta? Todo es muy complicado”, planteó Amaral.

Finalmente, Gonzalo Amaral entrga un perfil de los McCann. “Para mí, son padres que perdieron una hija que seguramente amaron mucho. Son padres que tienen un dolor y angustia que es normal, y hay que ser solidarios. Son personas que seguramente, por su actividad, saben tomar decisiones en stress en una forma muy rápida. Tienen una capacidad para tomar decisiones en stress y eso les favorece”, concluyó.