jueves, mayo 03, 2007

Maras, el rostro ¿humano?


By Letal
Continuando con el tema de las maras con el que os "ilustré" hace un par de post, y aprovechándome de la hospitalidad que me brinda Vidanski, he creído conveniente dedicar uno en exclusiva a la exposición fotográfica "Maras. La cultura de la violencia" que la Casa de América tendrá abierta hasta el 27 de mayo en Madrid.

Si algo hay que destacar de esta exposición es, sin duda, el trabajo de la fotógrafa catalana Isabel Muñoz y su osadía para descender al infierno de las cárceles salvadoreñas y retratar a estos "enfant terribles" sanguinarios, que es lo que son los miembros de las maras salvadoreñas.

Como ya comenté, las maras son pandillas violentas que surgieron en Estados Unidos conformadas por emigrantes centroamericanos durante las guerras civiles de sus países en los años 80, y que, tras los Acuerdos de Paz, fueron deportados sin ninguna garantía de futuro. Desarraigados y, muchos de ellos, marcados por la cárcel no tuvieron otra opción que continuar con su vida delictiva conformando las maras.
En El Salvador hay dos maras que tienen en jaque a las fuerzas policiales, la Mara Salvatrucha (MS ó M13) y la M-18. Ambas están enfrentadas y, según las autoridades, son la causa de la mayor parte de los homicidios en el país.

Lejos de su criminalización o estigmatización a la que se ven abocados en su país, Isabel Muñoz ha pretendido con su muestra ahondar en lo que de human@s tienen los miembros de las maras. A través de la maraña de tatuajes y cicatrices que cubren casi la totalidad de sus cuerpos, lo mareros revelan historias terribles, que quizá, no pueden ser contadas de manera más gráfica. Sus rostros pasan a ser algo secundario, un lienzo más sobre el que dar a conocer su pertenencia a la pandilla o trasmitir su agresividad.

Chicos, chicas, mayores de edad, menores, casados, padres, madres... las insalubres cárceles salvadoreñas se infestan de jóvenes excluidos, carne de maras.

Ante las más de 60 instantáneas de gran formato de Isabel Muñoz el espectador se siente contrariado. Por un lado siente temor, ante las miradas aterradoras de estos jóvenes, que incluso pueden rozar la demencia; pero, por otro lado, siente compasión por lo que estos chicos han vivido y les ha llevado a esa situación.

Resulta complicado entender una realidad como las maras, si uno no la ha vivido. Resulta fácil ponerse en el lugar del otro, si uno no ha sigo testigo de la ejecución de algún familiar o amigo de la forma más sanguinaria, tras haber sido despojado de sus vísceras.

miércoles, mayo 02, 2007

PRIMERO DE MAYO; RECUPEREMOS NUESTRA DIGNIDAD

Federación Local de Sindicatos de CNT-AIT Madrid [28-4-2007]

La fecha del Primero de Mayo recuerda la ejecución, por parte del gobierno de los Estados Unidos de América, de varios anarquistas a los que acusaban de un delito que no cometieron: colocar una bomba. La bomba, como se supo tiempo después, fue precisamente colocada por la policía para desacreditar a los anarquistas y a la lucha que llevaban adelante junto con cientos de miles de trabajadores para conseguir las ocho horas de jornada laboral... Esto sucedía allá por el año 1.886.

A pesar del paso del tiempo, seguimos comprobando como los Estados, los capitalistas y sus perros servidores siguen usando los mismos métodos: la opresión, la explotación, la mentira y el asesinato. Y con estos métodos han conseguido en buena medida mantener a los trabajadores y trabajadoras en una actitud pasiva y alienada usando los medios de comunicación de masas como verdaderos instrumentos para el adormecimiento de las clases populares. Hoy, por reclamar tus derechos y tu dignidad te tachan de iluso o de antisocial.

El entramado social que han creado todos estos esbirros del capital es tan sofisticado que el pueblo está más pendiente del sexo de los famosos que de la subida del sueldo que nos corresponderían. Mucha gente huye despavorida ante la idea de que lo consideren un trabajador, cuando ser trabajador es de la cosas más dignas que se puede ser, porque nosotros somos los que construimos y mantenemos vivo al mundo. Además, los poderosos han creado toda una corte de estómagos agradecidos (políticos, liberados sindicales, ...) cuya función es engatusarnos y hacernos creer que ellos nos ayudarán y nos salvarán de nuestros males, cuando es absolutamente todo lo contrario: chupan de nuestro dinero, y sólo se ayudan a sí mismos, agarrados como lapas al chollo, que han pillado.

Los capitalistas, mientras tanto, van a lo suyo: hacer negocio y enriquecerse a nuestra costa, ¡ Y encima nos dicen que sin ellos no habría economía posible!. Unos y otros nos mean ... y dicen que está lloviendo. Ante este panorama: ¿qué hacer?. Podemos quedarnos en casa cayendo en la depresión por lo triste y decepcionante que es nuestra vida. O podemos apretar los dientes y recuperar nuestra vida y nuestra dignidad. Desde la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) – la organización de trabajadores con una larga experiencia- hemos desechado el derrotismo y optamos por levantar la cabeza y mirar al frente con decisión.

Los trabajadores y trabajadoras no tenemos otra defensa que nuestra unión para recuperar la conciencia de clase y acabar con la pasividad, el conformismo y el amodorramiento con los que el Estado, el capital y sus acólitos han infectado nuestras vidas. La CNT no quiere entrar en el juego de las elecciones sindicales, subvenciones, profesionales del sindicalismo, etc., porque todo ese montaje sólo sirve para perpetuar la explotación y la desigualdad social. En la CNT no hay liberados ni dirigentes, porque no nos hacen falta para autoorganizarnos y luchar.

Desde este tipo de organización revolucionaria es desde donde podremos construir la respuesta que el mundo del trabajo debe dar a los explotadores. Y así lo estamos haciendo, cada vez más, en multitud de luchas a lo largo y ancho del territorio dominado por el Estado español. Y lo hacemos estando conectados con otros compañeros de otros muchos países del mundo que se organizan en la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT). Desde la CNT y la AIT exigimos para cualquier ser humano “más pan y menos horas de trabajo” y mejores condiciones de vida, pero también luchamos por la transformación de la sociedad desde sus cimientos: una sociedad de iguales y solidarios...Y, en consecuencia LIBRES, donde la explotación y la opresión sean eliminadas de la faz de la tierra para construir el comunismo libertario y la anarquía.

TU, DECIDES.

Maras, ¡Que vienen las maras!


By Letal:
Hace un par de semanas asistí a un ciclo sobre maras en El Salvador que se llevó a cabo en Casa América y que se completó con una exposición fotográfica de la catalana Isabel Muñoz, titulada "Maras. La cultura de la violencia".

El objeto "oficial" de ambos eventos no era otro que dar a conocer a la ciudadanía española y a las autoridades el triste fenómeno de las maras que se extiende por Centroamérica y Estados Unidos. Las maras no son otra cosa que pandillas juveniles altamente violentas que surgieron tras las guerras civiles centroamericanas entre aquellos emigrantes que llegaron a Estados Unidos y tuvieron que buscar un modo de sobrevivir, ante el entorno hostil que les esperaba en el país anglosajón. Tras la firma de los acuerdos de paz, en el caso de El Salvador en 1992, Estados Unidos decidió deportar a todos los pandilleros salvadoreños que en ese momento estaban en prisión. Además de quitarse el problema, Estados Unidos consiguió que estos jóvenes desarraigados, violentos y marcados por la cárcel volviesen a un país roto por la guerra, pobre y con pocas opciones para ellos.

Y así fue como las maras se implantaron en estos países y sus actos sanguinarios siguen sembrando de horror e indignación a sus habitantes; mientras las autoridades "no encuentran" la solución a este problema de seguridad pública. Por un lado, las ong luchan por la reinserción de estos jóvenes, que en muchos casos son menores de edad, por otro lado, las autoridades policiales se obcecan en creer que la envergadura alcanzada por el fenómeno(dicen que es un fenómeno trasnacional y que está inmerso dentro del crimen organizado) no da lugar nada más que a la aplicación de la ley (una de las cuales ya derogada mandaba detener a toda persona que fuera encontrada con algún tatuaje) y la prevención.

Pues bien, bajo el "objeto oficial" de esta serie de eventos celebrados en la Casa de América, se esconde el "objeto extraoficial", que no era otro que solicitar dinero de la UE y de España para poder luchar contra las maras. Algo perfectamente justificable, pero que, en las formas, me pareció bastante poco ético.

Y es que los representantes salvadoreños, y entre ellos, José Moratalla, sacerdote español encargado de la rehabilitación de jóvenes ex pandilleros en el Pabellón Don Bosco de El Salvador, creyeron que el mejor camino para poder recibir ayuda monetaria era a través de la "amenaza" que podía suponer la llegada de las maras a España. La facilidad de entrada en España (no hace falta visa), el alto consumo de cocaína en este país y los altos precios que los jóvenes pagan por valioso polvo blanco, sería, según el sacerdote, la perita en dulce para que los mareros se decidiesen a cruzar el charco. Sin contar con las ayudas del Estado hacia los inmigrantes y el "Estado de Democracia" que, según el sacerdote, se vive en España. Ante estas afirmaciones, es evidente que el efecto llamada del que se acusó a Zapatero por su Ley de Extranjería, se convierte en un canto de sirenas.

Además de este aviso, Moratalla también advirtió que él había conocido casos de mareros que ya habían cometido homicidios en la costa levantina en enfrentamientos con otras pandillas latinas en España.

Nada más lejos de la realidad. Quien esto escribe, habló con representantes del Ministerio del Interior y con expertos sociólogos que han llevado a buen puerto la conversión de los Latin King en Asociación cultural en Cataluña, y descartaron totalmente la llegada de maras o la existencia de mareros en España. Otra cosa es que haya llegado la moda de vestirse como un marero.

Pero, ¿qué es lo que impide que las autoridades salvadoreñas no encuentren una solución a este problema? ¿qué es lo que les ha impulsado para llamar a las puertas de Europa? Durante el coloquio que siguió al debate, varias certeras voces se alzaron a preguntar... "¿No será la corrupción dentro de la policía y en las cárceles lo que hace que no puedan terminar con las maras?¿No será que la policía también está involucrada dentro del crimen organizado y de las maras?".

Como se dice en estos casos, "a palabras necias, oídos sordos". Lo importante es que su petición de ayuda se transformó en una reunión con la Agencia Española de Cooperación Internacional y con varias ongs españolas.

Malasaña aguanta frente al gobierno fascista

Gallardón y la Thatcher española, Aguirre, tratan de crear en Madrid una ciudad sitiada y llena de nazis y pretorianos guardando la seguridad frente a la vida callejera española y cosmopolita y libre que siempre ha tenido la capital española.

A un mes que se voten las municipales, están cargando contra la juventud porque se toman unas cervezas en la calle para demostrar a los carcas que los votan que Madrid es una ciudad segura pero finalmente un ciudad aburrida y monótona.

Esperamos que esta situación haga levantarse a los jovenes que no votan y así echar a estos dos nazis que dirigen los destinos de la ciudad y que mas que ayudar al desarrollo libre de ella, la llenan de obras, polvo y de especuladores.

definitivamente, la vida nocturna madrileña ya no es como antes. Hacen falta recitales, vida vecinal, vida musical, gente alegre.

Lo de ayer fue patético...

Fuera Gallardón, Fuera Aguirre

lunes, abril 30, 2007

Albert Pla y su particular forma de ver el mundo


El cantante y actor catalán Albert Pla, se mantiene firme en los teatros españoles con el espectáculo multimedia “El malo de la película”, donde critica la especulación urbanística y a las multinacionales. De su humor sarcástico ni el Rey ni los partidos ni USA se salvan.

Madrid

El olor a hachis inunda el Teatro Fernando de Rojas del Círculo de Bellas Artes de Madrid. Mientras me acerco al escenario se escucha a unos tramoyas hablar en catalán. Entre ellos aparece Albert Pla, quien como un obrero más ayuda en los preparativos de su nuevo espectáculo “El malo de la película”.

La tranquilidad de Pla al conversar con IC es muy distinta a la agresividad que despliega durante la actuación de su obra, donde el catalán representa a un abogado que trabaja para una corporación multinacional inmobiliaria encargada de transformar una zona rural en un polígono industrial. “La historia cuenta como un abogado va conduciendo, va pensando cosas y va viendo cosas antes de firmar el contrato de construcción con el alcalde. Así nace un argumento que se desarrolla a medida que avanza la película”, explica.

El malo de la película” más que un monólogo es un espectáculo multimedia que surgió en forma espontánea y que se aprovecha de elementos interactivos como una pantalla gigante para contar la historia de este hombre que no tiene mucha ética ni corazón. “En un principio yo quería hacer una película en casa practicando con los programas Pro-tools y Final Cut, y luego que la terminé me ofrecieron hacer un espéctaculo a partir de ella. Y pensamos, con Judith Farré; “tenemos la película vamos a adaptarla”. Todo nos fue muy fácil. Todo fue un cúmulo de casualidades. No había una idea básica de hacer un espectáculo de multimedia, ni siquiera contar una historia, no había nada. Todo nació luego a partir de la película”, reconoce Pla.

Con el libre albeldrío de sus pensamientos, el actor y su compañera de actuación, se montaron en un en coche y filmaron imágenes en una carretera cercana a sus casas. “En un primer momento no queríamos hablar de la especulación inmobiliaria, no tenía nada que ver con esto. Ibamos montando las imágenes con la música. Pero al final terminamos poniéndole un personaje, un objetivo. Pensamos que sería bueno y fácil poner que el personaje fuera un poco putilla”.

Derecho a la vivienda

El problema de la especulación inmobiliaria y la imposibilidad, por parte de los jóvenes, de acceder a una vivienda barata en España es uno de los temas que más se conversan en los bares de la península. La verdad es que la mayoría de los españoles mayores de 30 años aún se mantienen en casa de sus padres ya que su sueldo no les alcanza para pagar las cuotas de un préstamo hipotecario (200 mil euros), que muchas veces llega a 80 años plazo.

Sin embargo, las inmobiliarias y sus dueños se han vuelto cada vez más ricos. “ Yo creo que todo el mundo tiene el derecho a vivir en una casa, ¿qué piensas tú?”, me replica Pla. Le respondo que “Sí” y le planteo, entonces que el movimiento Okupa está justificado en una sociedad desarrollada que no da oportunidad de vivienda a su población más joven.

“Los okupas son lo de menos, porque son hijos niños ricos. El verdadero movimiento Okupa son los millones de inmigrantes que están llegando y que no tienen sitio para vivir, y que les dicen que vivir 30 en un piso forma parte de su cultura. Y luego vienen los políticos diciendo que les debemos enseñar a no vivir así”, responde el catalán con una risa sarcástica.

Sin duda, la inmigración le supone a Pla un dolor de cabeza, más todavía cuando sale a colación el trato denigrante que algunos españoles tienen hacia los latinoamericanos que emigran a la península. “Los españoles somos muy bordes. Muy pesados. El trato que se le da acá a los inmigrantes es malísimo. Es una gran paradoja que Felipe González antes pedía respeto a los alemanes cuando trataban mal a los españoles que iban a trabajar para allá y ahora es esa misma gente la que mira mal a los inmigrantes que llegan a España”.

Aunque el tema de la corrupción es el eje principal, hay otros que se tocan en la obra. Cómo la excelente historia musical de la colilla de cigarros, cantada al estilo Manu Chau, que va derrumbando a las dictaduras de América Latina y que intenta votar el actual régimen de George W Bush.

O la graciosa caracterización de un terrorista catalán, con camiseta del Barcelona, que le declara la lucha armada a España. O mejor aún es la contraposición entre las imágenes de la matanza de “El acorrazado de Potemsky” y la canción de Violeta Parra, “Gracias a la vida”.

Pla es una artista que le gusta jugar con los contrasentidos y que no descarta nunca tocar temas sensibles. Se ríe de los nacionalismos; “me dan igual, que la gente se sienta como quiera” y de los líderes; “en este espectáculo nos cagamos en el Rey y en su puta madre”. Y a España también le dedica su sacarsmo; “el espectáculo es en castellano y el malo de película es español”.

Pese a todo no ha sido inmune ante la censura. Su canción “Terrorista”, de “Vendegenarios”, fue prohibida por hacer apología de la violencia. “Siempre hemos tenido problemas cuando estamos en espacios que no son propios. Ya esta. Ellos hacen lo suyo y yo lo mío. Nos aspiro a nada más que a llenar un teatro y que la gente lo pase bien”, señala.

La obra, pese a que se estrenó el 3 de julio del año pasado en Barcelona y que visitó Latinoamérica (México, Argentina, Venezuela, Uruguay), no pasó por Chile porque no hubo productores interesados en montarla. “Lo intentamos. Estuvimos a punto de ir pero no dependió de nosotros”.

De su visita al país en el 2004, con el show “Matacerdos”, recuerda que fue muy divertida pero que el invierno tenía deprimido al país . “Yo he aprendido con los años que cuando viajas a un país es mejor viajar en verano que en invierno porque hace calor y eso te estimula. Pero cuando vas a una ciudad que hace mucho frío, no lo pasas tan bien. Yo fui en invierno a Chile, y estuvo muy frío. Además, en estos ambientes la gente no esta para “hostías””.

Las comentarios del espectáculo han sido buenos tanto en Bilbao, Galicia, Cataluña, como en Buenos Aires, Méxixo DF, Tijuana, y el estreno en Madrid de “El malo de la película”, el pasado 21 de febrero estuvo casi a reventar. Artistas como Bebe fueron a verle. “En Madrid siempre se me ha tratado muy bien y con mucho respeto, incluso antes que en Barcelona, y aún cantando en catalán. Es mi casa”, dijo.

De un nuevo disco, por ahora nada. Sin embargo, no lo descarta por completo.“Siempre estoy haciendo música y espero no dejar nunca de hacer discos”.

Finalmente nos ofrece una calada de porro, que desecho diciéndole “estoy trabajando”. Es la ocasión le preguntarle si esta a favor de la legalización de la marihuana. “No estoy a favor de la liberalización porque así va a hacer más difícil de encontrarla y se encarecerá”, se ríe a carcajadas.

Es Albert Pla, un artista sin terminos medios y a quien no le gusta definirse. Sabe quien es y le gusta sorprender con lo más inesperado.

Morgan Freeman: “El próximo cambio tecnológico será el intercambio de películas por Internet”


Freeman apoya al cine independiente y propone la distribución de las películas por banda ancha. Su nueva producción “10 item or less” ya esta en la red y pretende marcar hito.

Madrid

Morgan Freeman, a los 70 años es uno de los actores afroamericanos más reconocidos de Hollywood. Pero él no se siente representado por esta casta de dioses intocables. Reconoce que es un tipo normal y que su vida es muy parecida a cualquier ciudadano corriente.

“Yo llevo una vida muy sencilla. Vivo en una ciudad pequeña .Bajo a hacer la compra, compro café, leche, llevo la ropa a la tintoreria, la pago, todo muy simple. Yo no vivo en Hollywood”,

La verdad es que la personalidad de este artista oriundo de Memphis, Tennessee, no dista mucho de los papeles que ha intepretado en Conduciendo a Miss Daisy (1989) o en Los Imperdonables (1992), donde la tranquilidad y la amabilidad o la cercanía le dan un toque especial.

La misma actitud mostró en la presentación de su nueva película “10 items or less”, en Madrid, donde Freeman actúa junto a la española Paz Vega y también ejerce como productor ejecutivo. La cinta, que se grabó bajo la dirección de Brad Silberling en 14 días, cuenta la historia de un célebre actor que se ve obligado a aceptar un papel en un filme de bajo presupuesto.

“No hay diferencia ninguna entre una producción grande o una independiente. Todas cuentan en la filmografía pese a su éxito o no. El trabajo es trabajo y paga lo que paga cada producción. En esto momentos, a mí lo que me interesa no es ganar mucho dinero o ahorrar, sino la calidad artística”, señaló al preguntarsele si consideraba mal trabajar en cine menos conocido.

Sin embargo Morgan Freeman, a través de su productora Revelations Entertainment, no sólo quiso desarrollar algo independiente sino que decidió dar un giro novedoso al promover, a través de internet, la descarga de su película, en vista de los nuevos tiempos que corren y que el próximo gran cambio fuerte en la evolucion tecnológica va a ser la distribución de cine en banda ancha. Tal y como se produce con la música actualmente.

“Estábamos pensando para cuándo hacerlo. Y pensé que ya era el tiempo. Estuvimos hablando Brad y yo y decidimos que el producto era bueno y el momento adecuado. Creo que las salas de cines van a existir siempre, que la gente va a ir al cine pero que también le gusta ver la película en su casa, en su sillón, y eso le ofrecemos”, contó.

Una de las cosas que convenció definitivamente a Morgan Freeman para subir su película a Internet es que en su pueblo natal nadie pudo ver la película “One Dollar million Baby”, por la que recibió un Oscar, porque tardó mucho en llegar al cine.

En tanto, el actor de Cadena Perpetua, reconoció que no ve mucho cine en español y frente a la gran cantidad de actores latinos que camina por la pasarela californiana, dijo que ahora hay más oportunidades para todos. “Antes era más difícil entrar a Hollywood porque había una serie limitadas de estudios que hacían grandes películas pero ahora no sólo estan éstos, sino que hay estudios de cine independiente que distribuyen también en DVD y en poco tiempo se distribuirá en banda ancha. Esto es muy bueno porque habrá más trabajo para todos. Actores, productores, directores, etcétera, son los beneficiados”.

Barack Obama y Bush

Por otra parte, la política es un tema que le interesa mucho a Freeman. Su crítica contra el gobierno que dirige su país es algo que no puede dejar de tocar. “No soy partidiario de las líneas gubernamentales, me parece que hay una ceguera importante, especialmente sobre temas relevantes como el calentamiento global. Creo que este es un problema muy gordo y que las altas esferas políticas intentan ignorar. Tampoco soy partidario de la guerra porque esta no nos ayuda a solucionar ningún problema. No es posible que tengamos un presidente que cree que el ketchup es natural”, sentenció.

Aunque mantiene las esperanzas de que haya un cambio. Especialmente, si en las elecciones puede presentarse un candidato afroamericano como Barack Obama. “No sé si tiene muchas posibilidades de ser presidente Barack Obama. Eso sí, tengo muchas esperanzas. Creo que es muy bueno. A mí me gusta mucho y me tiene muy preocupado su candidatura. Estoy esperanzado con él, pero si no gana estas elecciones, serán las próximas”, vaticinó.

Finalmente, su próximo proyecto es ir a Praga, República Checa, a grabar “Wanted”, una novela gráfica. Pero adelanta que acaba de terminar “The Bucket List”, con Jack Nicholson, donde ambos interpretan sendos personajes principales que están muriendo de cáncer y que deciden lanzarse a la carretera para hacer todo lo que no han hecho y les gustaría hacer. “Quieren gastarse todo el dinero que tienen en sus cuentas para gozar de la vida”, explica.

Danny Boyle: “Ningún director vuelve al espacio”


El director británico, famoso por Trainspotting, vuelve a las pantallas con Sunshine, una película de ciencia ficción al estilo de “2001, odisea del espacio”, la cual asegura, le dejó exhausto y terminó convirtiéndose la mejor película de su corta carrera.

Madrid

Danny Boyle es uno de esos directores de cine a quien le encanta jugar con los extremos. Desde los callejones de Edimburgo, pasando por la playas escondidas de Tailandia hasta llegar a las ciudades deshabitadas infestadas de zombies en Londres, siempre los personajes de este creador inglés se ven enfrentados a decisiones radicales que terminan, de una y otra manera, en una autodestrucción total dentro la historia.

“Mis películas muchas veces parece que son dinámicas de grupos que luego se desvían, se rompen. Lo único que puedo decir, es que a mí me encantan las situaciones extremas. Esto no me lo planteó nunca cuando estoy trabajando pero si lo analizo mejor, es porque me encanta chocar la belleza y la violencia. Normamente siempre hay alguien en medio, que es pillado ahí y para esa persona es un momento de gran desafío y debe enfrentarse a ese choque”, señala Boyle.

Ahora, el realizador vuelve a impresionar a la crítica con la megaproducción Sunshine. Una creación ambientada en el futuro donde el sol agoniza y la humanidad se ve expuesta a la extinción, siendo la última esperanza una nave espacial, con un dispositivo nuclear diseñado para volver a activar nuestra más potente estrella.

Boyle, nacido hace 50 años en Manchester y fanático acérrimo del equipo de su ciudad (durante la entrevista repite casi en forma demente lo bueno que es su equipo), nos cuenta que la ayuda del científico británico Bryan Cox fue elemental para darle veracidad a su última perla, Sunshine. “Realmente fue fantástico tener un experto como Bryan, que te ayuda para que todo sea correcto, en cuanto a lo efectos en el espacio, pero luego sabes que tienes que seguir adelante con el drama y olvidar toda información científica. Bryan Cox sabía que había que ser pragmático, especialmente por la gravedad artificial que hay en la nave, cosa que no es cierta en el espacio, pero que si no exisitiera este concepto cinematográfico, estaríamos todavía grabando la película”.
A medida que avanza la conversación es inevitable no preguntarle a Boyle las muchas similitudes con “2001, Una odisea del espacio”. Él reconoce que se documentó en las tres películas del género que más le han marcado: El filme de Stanley Kubrick; Solaris, de Andrei Tarkovsky; y la primera entrega de 'Alien', de Ridley Scott. ”Son obras gigantescas, son los titanes de la ciencia ficción. Entonces cuando uno hace este tipo de películas que están arriba, de vez en cuando hay que saludarles y de esta manera, es imposible alejarse de ellas en cuanto al montaje y te inspiras en ellas”.

Otra característica de Sunshine es el cosmopolitismo de la tripulación del Ícaro II, una situación rara desde el punto de vista de las películas de ciencia ficción, donde siempre los norteamericanos son los encargados del salvar al mundo. El cineasta británico declaró que su decisión de mezclar razas se debió a su creencia de que “dentro de 50 años serán las economías asiáticas quienes costearán y dirigirán la exploración e investigación espacial”, y agregó que no utilizó caras conocidas estrellas porque, normalmente, éstas no funcionan en películas sobre el espacio. “Por ejemplo, Sigourney Weaver, no era un cara conocida cuando grabó ‘Alien’. La verdad es que no quería mandar al espacio gente guapa. Es curioso que estas películas van bien para unos actores pero no para otros. En el remake de Solaris, por ejemplo, no le fue muy bien en su papel a George Clonney, pese a ser un gran actor”, plantea.

Boyle se siente excitado por el producto final de ciencia ficción que realizó en Sunshine, aunque reconoce que el tema sobre el espacio no lo tocará en mucho tiempo más ya que el trabajo fue agotador. “La verdad es que poder hacer Sunshine fue realmente un privilegio, me encantó porque las escenas fueron muy difíciles y duras de hacer. Es curioso pero ningún director vuelve al espacio, se hace una y es suficiente”.

Por su parte Alex Garland, guionista preferido y con quien Danny Boyle ya ha realizado tres filmes anteriormente (Trainspotting, 1996, The beach, 2000, y Exterminio (28 days later), 2002), le acompaña en la realización de Sunshine, que tuvo un presupuesto de 20 millones de libras. “Su trabajo fue espectacular. Estuvimos reescribiendo el guión un millón de veces hasta llegar a lo que necesitábamos. Con Garland no se aún si seguiremos trabajando. Yo quiero seguir con él en otras producciones, pero no tengo ningun acuerdo firmado”.

En tanto, el tema de la religión aparece planteada como Sol en su película, a modo de un dios que termina sofocando las mentes de los tripulantes de Ícaro II. Danny Boyle explica que “la referencia del sol en nuestra cultura, en nuestras vidas, es dios. Y me gustó la idea de confrontar a este ser poderoso y ver cómo los astronautas sienten mentalmente y psicológicamente al acercarse al Sol, a esta estrella magnífica. La verdad es que si te acercas más y más al sol, es inevitable no compararlo con dios por su fuerza creadora. Al final, el filme visualiza y lanza el interrogante de si es posible manipular al sol y si uno es capaz de enfrentarlo. Eso es algo que sienten los astranoautas mientras van acercándose al sol, si deben arriesgar o no. Es un pensamiento personal que desarrollé en la película”, revela.

Tras terminar que promocionar Sunshine, el cineasta inglés deberá abocarse a pensar su próximo proyecto, “Slum Dog Millionaire”, con guión de Simon Beaufoy, el mismo de Full Monty. La historia cuenta la verdadera vida de un niño analfabeto de barrio bajo que gana la versión hindú de “Quien Quiere Ser un Millonario” y estará situada en Bombay, India. “Empezaremos a grabar en octubre de este año. Estamos en el casting en este momento y hay muchos niños indios presentándose. Es un desafió encontrar al niño ideal pero avanzamos”.

En cuanto a la secuela de Trainspotting, ambas basadas en el libro escritor escocés Irving Welsh y que se llamará Porno, el director adelantó a La Tercera que “tenemos una idea para la secuela para II, pero tenemos un problema. Debemos esperar a que los mismos actores que trabajaron en Trainpotting tengan 40 años, que empiecen a tener calvicie, que ya no pueden tener relaciones sexuales normales, (risas), y que deben utilizar viagra para pasarlo bien. Además, hay otro problema que es que esos actores que queremos que beban, fumen, que se porten mal, y que se droguen están en los balnearios tomando sol, haciendo ejercicio, cuidando su cutis y su piel. Pero cuando la edad y el tiempo caiga para ellos nosotros vamos a llamarlos”, comentó con sarcasmo.

Finalmente, Boyle explicó que su evolución cinematográfica se basa en no repetir temas ya que es necesario mantener siempre la frescura de las ideas. Es por ello por lo que se negó a realizar la segunda parte de Exterminio porque 'Sunshine' le dejó extenuado y por ello, le dio el pase para que la dirigiera el español Juan Carlos Fresnadillo. “Soy el productor ejecutivo de Exterminio II y elegí a Frenadillo porque trae frescura a la secuela y porque tiene una potente violencia en la mente”, concluyó.