lunes, noviembre 17, 2008

Diario Liberation ironiza con la calidad del periodismo chileno al cual se unirá CNN en su versión local

Un antes y un despues supondrá para el periodismo chileno la llegada de CNN a Chile a fines de noviembre, según declaró la empresa, en voz de su gerente Rolando Santos, al diario Liberation de Francia en su edición de esta semana.

Con el título ‘Au Chili, CNN promet de l’info au pays de l’intox’ comienza la nota de la corresponsal de Liberation en Santiago de Chile, Claire Martin. En castellano la traducción sería ‘En Chile, CNN promete informacion al pais de la “intox”.

“Intox” se usa en el país galo para definir la informacion basura del periodismo como entrevistas pauteadas y amigables, comentarios fuera de lugar en tv o en columnas de opinión en periódicos, notas a favor del gobierno de turno o de empresas, analisis simplistas, panelistas y periodistas gritones, o entrevistas a famosillos de realitys, farandula, programas paparazzis, etcétera.

La nota de Liberation informa que CNN CHILE con 100 periodistas chilenos, un presupuesto de 10 millones de dolares y una emisión de 24 horas de noticias exclusivas sobre el país andino, promete cambiar la tóxica propaganda de los medios monopólicos en Chile, con información exclusiva e independiente y agresiva. De esta manera, Chile se transforma en la única CNN local en Latinoamericana.

Frente a la pregunta de la periodista sobre porque eligieron Chile para instaurar la sede de CNN, Santos da varios elementos: Estabilidad económica y social, la ausencia de canales con 24 horas de noticias, etcétera.

Sin embargo, puede resultar paradójico aquello de que la calidad periodística en el medio nacional chileno fuese la gran razón para que el potente medio norteamericano se instale en el país sudamericano ya que hoy en día sólo hay dos monopolios informativos que no dejan casi espacio a medios independientes.

Todo ello por la inoperancia de los gobiernos de la Concertación, que desde que asumieron el poder han dejado morir a la prensa libre que luchó contra la dictadura de Pinochet como las revistas análisis, Apsi, entre muchos otros medios.

Los monopolios están liderados por El Mercurio, ultraconservador y la Tercera, de la derecha más liberal, quienes además de repartirse el 70% de la torta de publicidad, marcan pauta noticiosa única, generan informaciones banales y mucho caos informativo con noticias tendenciosas y de prensa roja.

Caso aparte es el caso del semanal satírico the Clinic, que pese a sus notas más progresistas y portadas agresivas contra la sociedad es un pasquín de la Concertación, conglomerado de centro izquierda que lidera el gobierno actual de Michelle Bachelet.

En otro sector, el diario electrónico El Mostrador, esconde su impoluta redacción e independencia pero pertenece a los democrata cristianos, quienes son a la vez manejado por los intereses económicos y políticos de empresas como Banco Santander, entre otros.

Por su parte, La Nación con recursos provenientes de la publicidad estatal, y un directorio amigable a la derecha para demostrar consenso, intenta desarrollar un periodismo más independiente pero choca con la pusilanimidad de sus dueños: El gobierno chileno censura de vez en cuando artículos de denuncia por corrupción que afecten a sus políticos e incluso a la clase dirigente.

Otros medios como El Clarín, medio de batalla de la izquierda popular y los comunistas, intenta sobrevivir en la web y aún esperan la Concertación le pague la deuda histórica que se le debe tras ser cerrado por el dictador Augusto Pinochet en 1973.

A continuación van algunas perlas del reportaje publicado por el corresponsal de Liberation en Santiago de Chile: Sus comentarios no tienen desperdicio y muestran claramente la realidad periodística chilena y asimismo se puede extrapolar a más países del mundo…

“Cuando le preguntamos a Rolando Santos (de CNN) porqué ir a Chile, responde “la calidad del periodismo”. Creemos que ironiza. Los tres cuartos de hora de los noticieros de la noche, entrecortados por 15 minutos de publicidad, se componen de un tercio de hachos diversos y de farándula, un tercio de deportes y un tercio de actualidad. “Lo que se nos pide hoy es de entretener informando”, dice un presentador del tv chilena. La sección destinada a informaciones internacionales es mínima, bajo pretexto que “eso no interesa a los chilenos”.

“Y el tratamiento de las informaciones de actualidad esta bajo mucha presión. Primero, de los propietarios de las cadenas: todos de derecha y conservadores. Y la única cadena nacional, TVN, tiene bastantes dificultades para mantenerse independiente. Luego, la presión de la publicidad. De acuerdo a los periodistas, es normal que el redactor en jefe llame a los servicios de relaciones publicas de los avisadores principales para verificar que las informaciones no les molestan! Y viceversa: los periodistas cubren hechos a pedido de los anunciadores… Resultado: incluso el director de la radio mas importante de Chile, la radio Bio Bio, confiesa que no ve nunca los noticieros para informarse…”

Traducción: Francisco Cruz

redacción: Equipo de prensa ww.eurolatinpress.wordpress.com

Texto integro de la noticia en:

http://www.liberation.fr/medias/0101221307-au-chili-cnn-promet-de-l-info-au-pays-de-l-intox