viernes, junio 19, 2009

Ray Loriga: “El escritor está obligado a amar a otro escritor”

El escritor madrileño Ray Loriga presentó ‘Los oficiales y el destino de Cordelia’, editorial el Aleph, un libro pequeño compuesto por dos narraciones que se han emparejado en el título ya que tienen una unidad de tono.

MADRID


Sin duda, detrás de este libro hay una autor que tiene cosas que decir, y que demuestra que ha tocado el dolor de cerca. El libro de 75 páginas, tiene un discurso introspectivo en el que entramos en el mundo interior de unos personajes.

Hay unos temas importante en ‘Los oficiales y el destino de Cordelia’ como la modernidad, la tradición, el amor, los temores, la guerra, etcétera.

“Es un libro atípico en cuanto a su tamaño, poco dickensiano en cuanto a su extensión pero lo pensé así, como un pequeño manual de comportamiento y de reflexiones”, señaló Ray Loriga en la presentación de ‘Los oficiales y el destino de Cordelia’ en el barrio Chueca de Madrid.

Para el director de cine era fundamental que estos dos pequeños relatos estuvieses conectados entre sí “y no juntos a otros relatos porque lo habrían convertido en un libro de cuentos dispares y diferente y estos dos relatos están cocidos por el mismo espíritu”.

El primer relato 'Los oficiales' habla del peso del plagio en las dos direcciones, el que roba y el robado. “Y de esta pequeño asunto o burla me permitía explorar las propias condiciones de un individuo concreto, tanto las relativas a su esencia, es decir que es lo que soy, soy tan fácilmente burlable o copiable. ¿Quien soy yo?, ¿sólo soy estos textos aprendidos?”, comentó Loriga.

Agregó el guionista que “la figura del oficial me venía muy adecuada porque los oficiales se deben a una tradición, a un rango, a unas obligaciones muy concretas, incluso a un uniforme que les iguala a todos y me sirve para hacer una reflexión sobre los uniforme que todos podemos ponernos en esta vida, ya sea los de la profesión o en las de las relaciones y que queda debajo de estas”.

En tanto, ‘El destino de Cordelia’ que trata también de una multiplicación de personajes donde el pretendiente de una mujer es el centro de una historia y reflexiono sobre su relación con otros pretendientes. “Es decir tres personajes que giran sobre un mismo asunto amoroso y como viendo las actitudes de los demás en el asunto del amor. La voz que nos cuenta la historia, va viéndose así mismo ridículo en esas situaciones, va descubriéndose tan grotesco como sus contrincantes”, explicó Loriga.

Este libro y sus dos relatos también son el reflejo de los intereses literarios de Ray Loriga, de sus obsesiones literarias y sobre el viaje de su escritura. “Desde hace tiempo he tratado que mi literatura se mueva en direcciones adecuadas y no repetir formulas de otros libros, ni de otros éxitos. Al publicar muy joven y al tener éxito desde joven intuyo y espero que crezcan a mi alrededor el número de lectores en cantidad y también en madurez”, dijo.

‘Los oficiales y el destino de Cordelia’ para Ray Loriga no plantea un asunto estrictamente amoroso, sino hay una conexión por el camino donde va su escritura y sus intereses en los últimos años. “Son obras con el mismo espíritu. Es un viaje hacia atrás. Cada vez me siento más catellano. Me reconozco en la escritura de mis ancestros. Y ampliándolo me reconozco no sólo en castilla sino en la literatura europea, centro europea, alemana, que ocupan el mayor tiempo de mis lecturas”.

-¿El libro reflexiona sobre el amor y que cuando lo encontramos perdemos todos los papeles y nos lleva a situaciones absurdas? Cual es tu opinión.
-Al vernos en el espejo nos vemos extremos, no digo ridículos, nos permite comprobar nuestra locura. El asunto amoroso nos convierte en gente que no éramos antes de ese negocio. Nos inventa otros Dios.

-¿Por qué un libro pequeño de 70 páginas?
-Fue una reacción a las propias tensiones del mercado, muchas veces, a la obligación estricta de la novela con su trama, con sus crímenes y formatos establecidos, y a la idea de publicar libros pequeños que yo mismo busco de otros autores, que me iluminan como escritor y no son estrictamente novelas. Yo quería salirme de ese marco. También esta la idea del libro cuidado como objeto, del libro bonito, que da gusto tenerlo en la mano. Es una reacción a todo este encierro como sardina del libro que se hace últimamente.

-Hablemos del plagio, ¿está muy presente en el primer relato que nos entregas en ‘Los oficiales y el destino de Cordelia’?
-El texto intenta encontrar una salida a una obsesión que tenemos todos los escritores. Como nos acercamos a los escritores que nos apasionan y como construimos nuestro propio camino. El escritor está obligado a amar a otro escritor y sin embargo, debe tener su propia identidad, y de eso nace esta pequeña reflexión que va encaminada al propio trabajo de escribir.

-Por otra parte, ¿cuando vuelves al cine?.
-No. Estoy alejado del cine y casi me alegro porque el cine español sirve ahora solo para pelearse. Todo esta mal y lo que sale en el periódico es solo insultos, de los cineastas al publico, a los periodistas y viceversa...Quiero un proyecto sensato..pero ahora estoy en reflexión ahora mismo.