viernes, agosto 11, 2006

Antonio Gades: El "proleta" de la danza española


El mundo del flamenco le rindió homenaje al artista que más ha influenciado a la danza española: Antonio Gades. La fundación del bailarín, quien es conocido mundialmente por llevar a las tablas y luego al cine junto a Carlos Saura, “Bodas de Sangre”, inauguró una exposición con sus mejores frases y fotos en el Corral de la Morería, el “tablao” más internacional de la península y de Madrid, para entender mejor su vida. El 20 de julio del 2006 se cumplieron 2 años de su muerte

Antonio Gades, nombre artístico de Esteve Ródenas, nació en Elda (Alicante), en noviembre de 1936, en el seno de una familia humilde. Su padre era un albañil republicano, que partió de voluntario hacia Madrid en defensa de la República Española, lo que le marcaría de sobre manera en su visión del mundo y del arte. “Mi padre, que es la persona que más he admirado y la que más me ha influido, me enseñó a respetar a los demás”, dijo.

A los once años, Gades empezó a trabajar para ayudar a su familia como botones y como aprendiz en el diario madrileño ABC, sin embargo, su encuentro con la danza se produjo casualmente, "por hambre", cuando tenía 15 años. “Yo no me hubiera atrevido a ser ingeniero o médico. Había que buscar una salida marginal y entre lo más atrayente estaba el baile y la danza. Yo llegué al baile por hambre”, señaló.

Una madrileña vecina de su casa en madrid le había aconsejado que se inscribiera en la academia de la maestra “Palitos”. Tres meses más tarde, un agente que buscaba bailarines para un local lo vio y lo contrató. Mientras bailaba en este local, Pilar López , bailarina, quedó impresionada con su desplante y se lo llevó a su compañía, quien además le bautizó con el nombre artístico de Antonio Gades. “Lo principal en un espectáculo es la coreaografía, no el bailarín porque si no se convierte en divo... La gente dice que soy un artista. Esa palabra no la conozco ni la quiero conocer. Lo que sí conozco es mi trabajo. Y a lo mejor entre este y el público que lo recibe hay un espacio vacío que es el arte”, recoge una de las citas de la exposición.

Por los años sesenta, Gades empezó a conocer el mundo poético de Federico García Lorca y pese a desarrollar su arte en plena dictadura de Francisco Franco nunca escondió su conciencia social. “Yo, a pesar de haberme criado en una dictadura aprendí desde pequeño, en mi casa, a ser libre”, sostenía.

Ya en los setenta, el joven Gades inició un recorrido artístico que lo iba a llevar a forjar su personal estilo coreográfico. Según Gades, era necesario eliminar todo adorno de mal gusto, las lentejuelas del flamenco en España y, en cambio, había que tratar de sacar a la luz la esencia de la danza. De esta manera, en 1974 estrenó en las tablas de Roma “Bodas de Sangre”, inspirada en el drama de García Lorca, una obra maestra que lo consagró al éxito internacional. En 1981, después de un encuentro con el director Carlos Saura, “Bodas de Sangre” se convirtió en película y lo llevó a la cúspide del arte flamenco.

Cuba y su fundación

En noviembre del 2003 y ya muy enfermo de cáncer , cruzó el Atlántico en su velero hasta Cuba, un país al que le unían grandes vínculos políticos y personales. “Yo soy un admirador de todos los pueblos que luchan. No solamente de los que triunfan, sino de todos lo que siguen luchando”. Era tanta su obsesión proletaria que nunca se consideró un artista, sino un trabajador del baile. “Creo en el trabajo, en la música y la sensibilidad, que también es una educación”.

Según explicó su hija María Esteve, el reto de la Fundación Antonio Gades es difundir “estas obras pequeñas y muy cuidadas que transmiten la personalidad y la ideología de Gades”. El cáncer acabó a los 67 años con la vida del bailarín y coreógrafo, el 20 de julio del 2004, en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, donde llevaba ingresado varios días. Luego fue cremado a petición de la familia.

No hay comentarios: