martes, julio 03, 2007

Robert Rodriguez y Tarantino recuperan el subgenero Exploitation


Las películas Death Proof y Planet Terror, de Tarantino y Roberto Rodriguez, respectivamente, pese a recibir malas críticas en yanquilandia no tienen desperdicio, y definitivamente son mejores que muchas de las mierdas románticas y de acción que Hollywood ha intentado vender al mercado en el último tiempo.

Sin duda, esta pareja de directores siempre dan que hablar y ahora entregan un poco de aire fresco a la industria de entretenimiento, recuperando el subgénero Exploitation, o films de clase B de zombies, sexo, muertes, mucha sangre, descuartizamientos, etcétera, etcétera. Si eligen verlas o se las consiguen por ahí, no se arrepentirán...


Madrid

De la mano de dos directores que ya han colaborado juntos en el pasado llega este proyecto sin precedentes en el que se engloban dos películas completas y originales, en una sesión doble. Death Proof, de Quentin Tarantino, es una carrera de las de agarrarse a la butaca, siguiendo el rastro de sangre de un psicópata asesino en serie a los mandos de un vehículo letal. Por su parte, Planet Terror, de Robert Rodriguez, supone un taquicárdico viaje a una ciudad arrasada por una plaga misteriosa. Inspirándose en los singulares clásicos del horror independiente de las décadas de los 60 y 70, Death Proof y Planet Terror son dos brutales películas con bobinas perdidas y una gran abundancia de caos y sangre.

El auge de las películas Grindhouse nació en una época anterior al nacimiento de los multicines y a las salas de alta tecnología que ahora diseñan la experiencia del cine. Los orígenes del propio termino son dudosos: hay quien hace referencia al tipo de cintas proyectadas en antiguas salas semiabandonadas; otros, sin embargo, apuntan al método de presentación - las cintas se "machacaban" (grinded-out) en proyectores arcaicos, uno tras otro. No era raro que las películas quedaran clasificadas como productos del denominado subgénero de la exploitation. Cintas que estilísticamente podríamos llamar splatter, slasher, sexploitation, blaxploitation, cannibal y mondo solían proyectarse juntas y con trailers explícitos.

Tarantino, quien antes de convertirse en un director reconocido atendía un video club señala que las películas Grindhouse eran una "mierda recién salida del horno. Con un sexualidad salvaje. A veces casi resultaba increíble el nivel de sexualidad y brutalidad de estas películas, además de carnaza, claro. Literalmente te tenías que pellizcar y preguntarte a ti mismo, "de veras estoy viendo lo que estoy viendo"".

Planet Terror se estrena el próximo 3 de Agosto en Madrid.

Death Proof se estrena el próximo 31 de agosto en Madrid.

fuente: Aurum

+ críticas:
http://www.filmaffinity.com/es/reviews/1/773732.html

link informativo:
http://www.zonaterror.com/2007/04/grindhouse.html

No hay comentarios: