lunes, febrero 11, 2008

TIM BURTON: “Sweeny Todd es una pelicula para niños, un tanto extraños pero para niños”.


Una de las pareja más creativa de último tiempo, el director Tim Burton y el actor Johnny Depp, regresan al pantalla grande con el sangriento musical Sweeney Todd: El barbero demoníaco de la calle Fleet, del legendario compositor Stephen Sondheim. Una apuesta que mantiene los rasgos góticos que adoran sus fanáticos.

MADRID

No hay duda que Tim Burton posee un universo propio muy personal donde la fantasía infantil, los ambientes góticos y los universos macabros se mezclan para dar vida a singulares personajes que luchan por encontrar su destino.


También es un director que posee una gran sensibilidad y creatividad que en películas como Big Fish, en Ed Wood o en el clásico Edward Scissorshands le han valido al hombre de negro el reconocimiento de un cine distinto. Sin embargo, pensar que Tim Burton podía meterse a desarrollar un musical como Sweeny Todd, que cuenta la historia de un barbero que vuelve a Londres sediento de venganza y dispuesto a matar a todo quien se le acerque, si bien era impensado no era descabellado porque para el cineasta más oscuro de Hollywood casi nada es imposible.

“El desafío de filmar este musical Sweeney Todd fue algo realmente estimulante ya que tener música en el rodaje fue muy novedoso para mí y fue algo que me aportó mucho. Me encantó la mezcla que pudimos conseguir junto con toda la emoción y eso combinado con el horror por una parte y el humor, por otro lado, para mí parecía algo muy especial. Y añádele el amor trágico y todo eso era la fórmula para algo que no se había visto y que hace a esta película muy singular”, largó un Burton eufórico y risueño en la presentación de Sweeney Tood en Madrid.

Tim Burton no es un seguidor de los musicales ni de Broadway pero este le gustó en concreto ya que la música afectaba al rodaje durante todo el tiempo de grabación.

“Como Johnny cogía la navaja o como caminaban los actores en el set o en cada habitación, la música influía en todo lo que filmábamos y ese lenguaje tenía un peso importante. Todo el equipo se sumergió en ese ambiente, estábamos todos en el mismo sitio y el ambiente ayudó mucho. No tuvimos que entrar a definir los personajes porque la letra de la música o escuchando la banda sonora uno ya sabe como son los personajes y todo lo bello se transmitía a través de la música”, señaló.

Vestido completamente de negro, con su pelo estilo The Cure y sin sacarse los anteojos polarizados en ningún momento, el realizador norteamericano comentó que la primera vez que vio la obra fue en el estilo del teatro Gran Guignol y que los litros de sangre que genera el protagonista, interpretado por Jonnhy Depp, son esenciales para entender el concepto Sweeney Todd. “La historia incluía mucha sangre y era importante que estuviera presente esa sangre para conseguir esa vibración emocional que vemos. Así que como esos aspectos fueron parte de la obra original nunca hablamos de cambiar eso y la dejamos tal como estaba”, dijo.

Por su parte, Stephen Sondheim, el guionista y letrista de Sweenny Todd, fue una ayuda muy importante en las grabaciones para que el musical terminara fiel al original. “El tenía siempre el visto bueno de quien serían los protagonistas. Todos los actores debieron hacer un casting para ver si daban la talla a nivel de canto a excepción de Johnny Depp a quien aceptó incluso antes de escucharlo cantar. Pero sobre todo nos dejó solos, nos dejó hacer lo nuestro. El estuvo abierto a los cambios que introducíamos y nos apoyo mucho porque se dio cuenta que era más necesario tener actores que podían cantar que tener cantantes que tuvieran que interpretar. Pero siempre su actitud fue positiva y aceptó lo que nosotros le decíamos”, contó.

Dentro de la realización, en un primer momento, Sweeney Todd ameritaba filmarse con pantallas verdes y todo debía convertirse en efectos digitales pero luego el equipo de Burton cambió de idea.

“La idea inicial era hacer todo de forma digital sobretodo considerando el presupuesto modesto que teníamos pero al tener al diseñador Dante Ferretti pensamos que valía mucho la pena montar el escenario de realidad. Sobretodo considerando que los actores que no eran cantantes se podían sentir más cómodos si ya estaban ambientados y se encontraban al medio de esa realidad podían cantar mejor. Hay unas escenas que son digitales como la de la playa pero la gran mayoría fue real. Además, tras grabar en la pantalla verde no nos sentíamos bien haciendo todo ahí y decidimos filmar en montaje real de estudio”, explicó.

La fantasía es parte del corazón de Tim Burton y los cuentos de terror junto a las fábulas son el eje central de su vida artística, que se ve reflejada muy fuertemente en Sweeney Todd. “De alguna manera mis filmes tocan todos estos temas: el dolor, la muerte, el humor, la vida, los oscuro, lo claro. Es lo que encontramos en las fábulas o en los cuentos de hadas y por eso, siempre me han gustado estas historias porque incorporan todos estos elementos y la vida es una mezcla de todas estas cosas”, contó.

El cine diferente de Tim Burton le generó muchos líos al comienzo de su carrera como ‘shooting’ ya que algunos veían como algo negativo su presencia en la industria de Hollywood. “Yo siempre intento en no convertirme en un ‘comodities’, en un producto básico, en un objeto que usa la gente y lo bota a la basura. Intento mantenerme fiel a mi mismo y ser quien soy. Por eso ya no vivo en Los Angeles y me cambié a Londres porque me di cuenta que para mantener esa individualidad propia no podía vivir ahí”, reconoció.

En tanto, la magistral actuación de Johnny Depp como el barbero Benjamín Baker y su nueva faceta de cantante ha encandilado a su amigo de mil batallas. Para Tim Burton, que ya ha trabajado en seis ocasiones con el actor, “cada vez es como si hubiera trabajado con seis personas distintas. Siempre es novedoso y nuevo. Me encanta trabajar con él. Muchas personas le consideran el galán de una película pero en mi opinión el es un actor de rol, de personaje y parecido a lo que puede ser los antiguos actores de la películas de terror. Para Johnny este fue el papel ideal y además pudimos verlo cantar y que añade un paso más en su carrera y creo que empieza un capítulo nuevo en él”.

En la antesala de los Oscars, Sweeney Todd: El barbero demoníaco de la calle Fleet ha ganado dos Globos de Oro como Mejor comedia o musical y Mejor actor en esa categoría para Johnny Depp. Ahora que se acerca la entrega de los premios más importante de la industria y con su filme con grandes posibilidades de quedarse con una estatuilla dorada, a Tim Burton no le surgen mayores esperanzas.

“Yo no espero nada y de hecho me siento afortunado de poder hacer las películas que quiero hacer y el hecho de hacer películas ya. Cuando uno trabaja lo hace lo mejor posible y si después viene un premio es mejor pero no es algo que yo busque o que me obsesione demasiado. Normalmente, los premios del Oscar no van para las películas o musicales de terror”, concluyó.

No hay comentarios: