martes, julio 31, 2007

Angélica Loja gana la primera batalla contra el Estado Belga

La niña ecuatoriana Angélica Loja Cajamarca, de 11 años, y su madre, Ana Elizabeth Cajamarca, de 28, han ganado la primera batalla contra las leyes represoras de inmigración que se están imponiendo en Europa, al regresar a su casa en Bruselas tras ser liberadas por una juez que ha suspendido a última hora la orden de expulsión que pesaba contra ellas.

Angélica y su madre, que llevaban 4 años viviendo ilegales en Bélgica, expresaron su alivio tras concluir el mes de calvario que vivieron en un centro cerrado para indocumentados de Bruselas donde esperaban su deportación a Ecuador. Ambas agradecieron a sus familiares, amigos, activistas pro derechos humanos como colectivos de ayuda a los sin papeles por su apoyo de presión para no se deportadas.

La niña, quien escribió una carta conmovedora la semana pasada a los medios belgas para explicar su deseo de quedarse en el país, ha afirmado que espera con ilusión poder volver a su colegio el próximo curso. "Quiero ser abogada para defender a otros niños como yo", ha dicho.

Jueza paralizó deportación en el último minuto

La juez de primera instancia Marielle Moris paralizó el proceso de expulsión al alegar que la detención de Angélica le causó "un trauma que constituye un trato inhumano y degradante" y viola el artículo 3 de la Convención Europea de los Derechos Humanos.

Tras la orden, el automóvil en el que ambas estaban siendo trasladadas por la Oficina de Extranjeros belga a Amsterdam, en Holanda, para tomar un vuelo con destino a Quito, tuvo que dar media vuelta y regresar a Bruselas. Angélica ha relatado a la prensa que la policía la amenazó con que no volvería a ver a su padre "nunca más" si no se subía al automóvil.

La Oficina de Extranjeros decidió llevar a cabo la deportación desde Amsterdam, donde el vuelo de la compañía KLM -entre Bruselas y Quito- debía hacer escala, para evitar la "presión mediática" en el aeropuerto de la capital belga, en el que se habían congregado decenas de personas para evitar su expulsión.

El padre de Angélica, Javier Loja, que está separado de Ana Elizabeth y también está indocumentado, encabezó una intensa campaña en las últimas semanas para lograr que ambas se quedaran en Bélgica, un país en el que se sienten plenamente integradas.

Mujer de Correa presionó en el caso

La madre de la pequeña, Ana Cajamarca, ha subrayado la "difícil experiencia" que han atravesado y ha dado las gracias "a todo el mundo por lo que han hecho", sobre todo al presidente de Ecuador, Rafael Correa, su mujer (de origen belga), Anne Malherbe, quien declaró sentirse "avergonzada de ser belga" por el trato que daba su gobierno a los niños sin papeles en el país y al embajador de su país en Bruselas.

Niños inmigrantes en Bélgica

El caso de Angélica ha despertado indignación en Bélgica por el confinamiento de niños en centros cerrados para inmigrantes, donde rige un régimen muy parecido al carcelario.

Unos 700 niños pasaron en 2006 por los cinco centros de este tipo con los que cuenta Bélgica.

No hay comentarios: