martes, agosto 14, 2007

Dasso Saldivar: Gabo no hubiera sido escritor sin el periodismo



El periodista colombiano Dasso Saldivar, biógrafo de Gabriel García Márquez, contó aspectos desconocidos del premio Nobel de Literatura. Como la faceta de poeta en su juventud, su relación con Pablo Neruda y Fidel Castro

Madrid

El 2007 es un año especial para el escritor colombiano Gabriel García Márquez. Sin duda, este es el año del "Gaboleo", pues el escritor cumplió ochenta años el pasado 6 de marzo, sesenta de su primer cuento publicado "La tercera resignación", cuarenta de la primera edición de "Cien años de soledad" y veinticinco de la concesión del premio Nobel.

Para conocer mejor a este magnífico artista colombiano y en vista de las fechas tan importantes que se acercan para la literatura latinoamericana, conversamos con su compatriota Dasso Saldívar, quien ha escrito la biografía más íntima del premio Nobel de Literatura: “García Márquez. El viaje a la semilla (1997)”. Un libro, traducido en 10 idiomas, que demoró alrededor de 15 años en ver la luz y que muestra un retrato muy apasionante, en trece capítulos, sobre el autor de “Noticia de un secuestro” (1996).

Saldívar es un periodista y crítico literario muy respetado que ha publicado en diversos periódicos y revistas de América y Europa. Pero su pasión por la escritura de García Márquez es ahora su objetivo primordial, especialmente por que se están celebrando 365 días de fiestas para quien es considerado la última gran pluma de habla hispana.

“Este es un año plagado de eventos en todo el mundo para conmemorar el año de “Gabo”. Por una parte, se esta vendiendo una edición conmemorativa de un millón de ejemplares de "Cien años de soledad" (1967). Asimismo, se acaba de filmar en Cartagena de Indias la película basada en "El amor en los tiempos del cólera", explicó Dasso.

La reedición de la novela, que se vende a un precio popular de 10 euros tiene un epílogo con un índice onomástico y un listado de las distintas acepciones de varias palabras de 'Cien años' según cada país del mundo. A esto se une un prefacio que esta compuesto por una presentación a cargo de Víctor García de la Concha, director de la Real Academia de la Lengua Española, y por tres textos sobre la novela elaborados por Mario Vargas Llosa; el mexicano Carlos Fuentes y el colombiano Álvaro Mutis.

Chile, Neruda y sus influencias

Sin embargo, este festival alrededor de García Márquez más que un reconocimiento personal, es un homenaje a la rica cultura latinoamericana y a sus profundas raíces mestizas. Porque Gabo ha estado siempre en contacto con la tierra americana y sus libros se nutren de ella.

De hecho, tal y como aseguró Saldivar, Chile conforma una fase importante para el escritor, concretamente por dos autores que leyó desde el colegio: Gabriela Mistral y Pablo Neruda. “Sé que a Neruda lo considera uno de los más grandes poetas del siglo XX junto a Pessoa y Kavafis. Es más, Neruda estuvo en la base de su formación literaria, pues García Márquez leyó y escribió muchos poemas desde los doce a los veinte años. Junto a Rubén Darío, el poeta chileno fue siempre uno de sus más grandes y constantes maestros”.

Como no podía ser de otra manera, ambos genios se conocieron y forjaron una fuerte amistad, especialmente después de que Neruda leyese "Cien años de soledad". El ex senador chileno se quedó tan fascinado con esta novela, que llegó a señalar que era la mejor de la lengua después de El Quijote. “Tanto fue la admiración del poeta chileno que por un tiempo compraba la novela del colombiano y se la regalaba a sus amigos. También la escogió como regalo para el Pompidou cuando acudió al Elíseo a presentar sus cartas de nuevo embajador de Chile”, contó.

La faceta juvenil de poeta de García Márquez es muy desconocida en los círculos literarios y por sus lectores. Para Dasso ello se debe a que Gabriel García Márquez empezó muy joven con la poesía y sólo la desarrolló hasta los 20 años. “La poesía de “Gabo” tuvo su cúspide entre los 12 y 13 años. Asimismo, los poemas que escribió son muchos y están repartidos entre los amigos y familiares. La verdad es que él siempre pensó que era ante todo un poeta. Y yo creo que lo es, pese a que luego se pasó a la prosa”.

Aunque, sin objeción, el periodismo para Gabriel García Márquez es su gran amor y el camino que le nutrió de la magia que sorprendió a los críticos. “”Gabo” ha dicho repetidamente que él no hubiera sido el escritor que es, si no hubiera trabajado en el periodismo. La profesión le dio a él no solamente un conocimiento profundo de la realidad colombiana y latinoamericana, sino que le dio los instrumentos, los medios para convertirse en un maestro de la crónica”, comentó Dasso.

Retiro a descansar

La última etapa literaria de García Márquez ha sido muy silenciosa. Es verdad que ya recibió los premios más importantes del mundo y que sus libros son muy difíciles de superar, pero siempre se puede esperar cualquier sorpresa del escritor. “García Márquez le ha dicho a varios amigos que ahora no está escribiendo, sino que está releyendo y parece ser que la necesidad de escribir se le ha desacelerado por el momento. Sin embargo, él no ha dicho que no volverá a escribir”.

Ahora mismo, el genio aracateño ya sabe que ha dado todo lo que tenía que dar, que ha llegado el momento de callar y el receso creativo es una necesidad que se ha impuesto. “Él dice que antes se levantaba en las mañanas y se complicaba si no escribía una página, y ahora no necesita eso para relajarse porque hace otras cosas”, dijo.

Pese a las actividades que se le presentaron este 2007 a Gabo, un amigo suyo puede que no ha estado presente: Fidel Castro. Es conocida la postura de García Márquez en favor de líder cubano en la pugna ideológica que se da entre los intelectuales latinoamericanos. “La actitud de Gabriel García Máquez hacia Fidel Castro yo la veo como un compromiso con la amistad y porque no quiere darle juego a los enemigos de la Revolución Cubana. De hecho, tiene un libro muy importante, inédito, de 500 páginas que se llama “Cuba y el Bloqueo”, que Gabo prometió no publicar hasta la muerte del mandatario”, concluyó.

A 25 años del Premio Nobel de Literatura


El Premio Nobel hizo inmensamente feliz a García Márquez, pero también fue una noticia que no esperaba y que le dejó “knock out”. Dasso Saldivar contó que “Gabo” recibió la noticia de la Academia Sueca un día antes de conocerse la noticia oficial en su casa del barrio Pedregal de la ciudad de México. Se fue a casa de su vecino y amigo de toda la vida, Alvaro Mutis, para compartir con él aquella felicidad desbordante. Cuando Mutis le abrió la puerta y lo vio un poco transfigurado pensó que tal vez su amigo se había peleado con su esposa. "¿Qué pasó?", le preguntó Mutis. "Nada: es que me acaban de dar el Nobel". Entonces, recuerda Mutis, se tomaron unos Whiskys, y como al tercero ya Gabo había logrado dominar el entusiasmo que antes lo dominaba a él. Desde ese momento, no aceptó más premios.

2 comentarios:

αŋŦỞŋ¥ ىŧ.є٧є-88 dijo...

Sorprendente leer que Gabo haya incursionado en la poesía desde muy joven. Habrá que esperar poco para Cuba y el Bloqueo...

AlbaTroX [KRATOS Team] dijo...

Ese libro (El viaje a la semilla)es excelente... Nos ayuda a redescubrir a Gabo como alguien real, normal, latino...

Soy Colombiano y luego de leer dicho y libro y dada la casualidad (causalidad?) estaba cerca del municipio de Sucre, departamento de Sucre... Donde el Nobel vivió sus vacaciones, el pueblo donde le dijo a Meercedes (de 13 años) que un día serís su esposa...

Pues fui, en motocicleta, 14 horas de caminos pantanosos... Y llegué.

Hablé con lugareños y fui al cementerio a tomar fotografías de la tumba de Cayetano Gentile Chimento (Santiago Nasar de la Crónica de una Muerte Anunciada) FOTOS: http://www.flickr.com/photos/albatrox/sets/72157603839968641/

Larga vida a Gabo. (Hace pocos días se dijo que trabaja en su próxima novela).