lunes, diciembre 10, 2007

130 periodistas están presos alrededor del mundo por informar


Desgraciadamente, la cifra varía poco. Todos los años, en la misma fecha, Reporteros sin Fronteras constata lo mismo : una treintena de gobiernos del mundo continúan encerrando a los periodistas que les molestan. Para esos dirigentes de otros tiempos, el encarcelamiento sigue siendo la única respuesta a las críticas que les formulan los hombres y las mujeres de la prensa.

Pero, este año la situación se ha agravado aún más. Presuntamente, cuatro de los quince detenidos en Eritrea han muerto. Sin ninguna duda, esos cuatro hombres han perdido la vida a causa de las espantosas condiciones de su internamiento. Y el gobierno eritreo calla, a pesar de los angustiosos llamamientos de las familias, y las personas cercanas a esos periodistas.

A los 130 periodistas encarcelados hay que añadir 6 colaboradores de medios de comunicación (traductores, chóferes, técnicos, agentes de seguridad, etc.) y 63 ciberdisidentes igualmente detenidos.

Agnès Uwimana Nkusi (Ruanda) es la única mujer periodista encarcelada.

La inmensa mayoría de los periodistas detenidos por hacer su trabajo pertenecen a órganos de la prensa escrita de sus países, y les han condenado por motivos que tienen que ver con la seguridad nacional, tales como « alteración del orden público », « desestabilización del Estado » o « atentado a la seguridad interna ».

China (33 periodistas encarcelados) y Cuba (24) son, desde hace ahora cuatro años, las dos mayores cárceles del mundo para los profesionales de la prensa. Los gobiernos de Pekín y La Habana ponen en libertad a los periodistas con cuentagotas, con frecuencia tan solo poco meses antes de finalizar el cumplimiento de su condena.

Azerbaiyán e Irán son los países que tienen mayor número de presos nuevos. A la mayor parte de los periodistas encarcelados les han detenido durante el año 2007. En Irán, es una situación que se repite cada año. A los periodistas les detienen, después les ponen en libertad a los pocos meses, con una considerable fianza. En Azerbayán, en cambio, se trata de una novedad que es el reflejo de una auténtica degradación de la situación de la libertad de prensa, y un endurecimiento de las autoridades con los periodistas más críticos.

El más antiguo de los periodistas encarcelados es el libio Abdullah Ali Al-Sanussi Al-Darrat. Llevaría detenido desde 1973. Preguntadas muchas veces sobre el asunto, las autoridades libias no han contestado nunca.

De esta manera, Reporteros sin Fronteras publica su 26 álbum de fotografías. Dedicado al trabajo de la fotógrafa Sabine Weiss, incluye 100 fotos llenas de ternura en B&N.

Reporteros sin Fronteras publica cada año tres álbumes de fotografías. Los 9,90 € que cuesta el volumen van íntegramente destinados a la organización, para sus actuaciones diarias en favor de la libertad de prensa : asistencia a periodistas y a sus familias, así como a los medios que pasan por dificultades ; investigaciones sobre el terreno para determinar responsabilidades en los casos de asesinatos, gastos de abogado en procesos en que estén implicados periodistas, etc.

Tras Yann Arthus-Bertrand, esta monografía está dedicada al trabajo de la fotógrafa Sabine Weiss, representada por la agencia Rapho. « Mostrar simple y sobriamente, sin localización ni objetivo, la vida de las personas » es lo que más le importa. La fotógrafa ha ofrecido a Reporteros sin Fronteras fotos de niños y escenas callejeras, de aquí y de otros lugares.

-100 fotos de Sabine Weiss por la libertad de prensa a la venta en kioscos de prensa, Vip’s, El Corte Inglés y FNAC, gracias al apoyo de la SGEL.
- 144 páginas (100 páginas de fotografías y varios retratos de periodistas, ciberdisidentes o bloggers encarcelados).

fuente: RSF

No hay comentarios: