martes, diciembre 11, 2007

Rubén Blades: Para componer necesito inspiración y es dificil estando en la política



Es un hombre multifacético. Es músico, actor y, desde hace unos años, Ministro de Turismo de Panamá. Su sólo nombre evoca la raíz latinoamericana misma. Más allá del cine y la música, Blades es un representante del cambio que esta experimentando Panamá desde finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI.


Madrid


“Panamá es un país de oportunidades. Una ruta para descubrir América Central y a su gente amable y considerada. Es un país mestizo que recibió gente de todas partes y tenemos una posición de tolerancia, un gen que nos brinda una memoria que tiende a recibir bien a la gente”, declaró con pasión el Ministro de Turismo, Rubén Blades, en Madrid.

La verdad es que Rubén Blades no es un músico metido en la política sino una persona comprometida con la realidad de su barrio y de su país. Es una excepción a la regla en política por que limpió la mala cara del servicio público y desmitificó al artista, mostrando que es un ciudadano con los mismos derechos y obligaciones.

“Tras la invasión de los norteamericanos había muy poca confianza en los políticos y sus instituciones. Y la creación de nuestro movimiento político Papá Egoró, madre tierra en lengua indígena, fue una necesidad que surgió frente al trauma de la invasión norteamericana y que nos ayudó a llegar al gobierno con propuestas nuevas”, respondió el creador de mítico son Pedro Navaja.

Sin embargo, el cantante manifestó que hay una impaciencia enorme, un nivel de desencanto muy grande en la población latinoamericana y eso dificulta el desarrollo de los proyectos de los gobiernos que recién llegan a administrar. “El presidente Martín Torrijo está administrando un país mientras lo reforma y esto es muy difícil. Es como correr mientras te amarras los zapatos. Y yo estoy en política sólo por Martín Torrijo, que es un presidente noble e inteligente. Es un presidente joven, de 46 años, que mira para adelante”.

Para Blades, el fenómeno que está ocurriendo en América Latina con la emergencia de grupos de izquierda se debe al desencanto que hay en la población frente a los gobiernos de derecha “que fracasaron al no crear el apoyo y la confianza en el electorado para mantener su continuidad”.

Panamá tiene 104 años de independencia y hace sólo 20 años que los norteamericanos se retiraron del territorio. Blades explicó que los frutos del gobierno del Presidente Torrijo se verán en el futuro pese a las críticas constantes de la oposición. “En el proyecto nacional panameño debe participar todo el mundo para que sea exitoso pero quienes aspiran al poder cifran sus esperanzas electorales en el fracaso de quienes gobiernan. Y eso desespera a la población”.

También agregó que “me tomó un año entender el funcionamiento de mi cartera. Y en Latinoamérica tenemos el problema que cuando llega un nuevo gobierno se echa a todos, sean buenos o malos. Luego se trae a gente nueva y no hay permanencia de conocimiento”.

En cuanto a la corrupción en el Estado, un síndrome permanente en los gobiernos americanos, Blades reclamó que nunca se habla de la corrupción en los privados. “Ellos (privados) dicen que todos son angelitos. Pero no todos somos ladrones en el Estado. El problema de la corrupción es un problema espiritual, social. Es un problema de todos”.

El actor también tuvo tiempo para reconocer errores en su novel carrera política. “La verdad es que uno de mis errores garrafales como candidato fue que cuando uno es político debe trabajar 7 días a la semana y yo no lo hice al comienzo, y fui muy irresponsable. Decepcioné a mucha gente y para corregir eso estoy tres años seguidos trabajando a full en el ministerio de Turismo porque quiero dejar un legado, dejar una estructura que permite el desarrollo ordenado, sostenible de la actividad hacia el futuro”.

Acto seguido aprovechó de reflexionar y dio su opinión de sus primeros años como político. “La política es el avatar de las ilusiones. Uno entra creyendo un montón de cosas y te encuentras con la burocracia, que yo le digo “burrocracia”, y existen tantas cosas que se deben arreglar. Y eso cuesta mucho”.

La música y la actuación deben esperar

Si bien Rubén Blades ha elegido el servicio público en beneficio de su país, la pena para sus fans es que ha dejado de lado la creación musical. “Para componer se necesita inspiración y ésta no te llega cuando asumes un cargo público. Pero de vez en cuando me llegan ideas, las anoto, pero mi trabajo no me permite hacer las dos cosas. Es como tener tres mujeres y es difícil darle atenciones a las tres. No se cómo lo hacen los mormones”, dijo.

En tanto, Blades sigue recibiendo ofertas de la industria del cine. “Aún no entienden en Hollywood por qué estoy en política. Cuando llaman a mi agente, para ver si estoy libre para hacer una película, y él les dice que estoy de ministro siempre preguntan: ¿Why?”.

Lucha contra el Femicidio

Siempre adelantado a su tiempo, Blades habló de su popular canción Pedro Navaja. “Había mucha violencia en las canciones contra las mujeres. Siempre se le mostraba en una situación de inferioridad. Por eso, en la canción Pedro Navaja, la mujer reacciona ante la violencia y termina con la última palabra. Eso fue una de las cosas que estaban dentro de la canción. Si la disecan se nota ese sentido”.

Percepción de latinos en USA

“Sinceramente, en EE.UU no saben la diferencia entre los latinoamericanos. Nos ven como personas que hablan español, bailan con una rosa en la boca. Para ellos todos gritamos Olé, bailan salsa, comen tamales, etcétera. El norteamericano no es muy educado sobre el mundo. Vive en una situación muy parroquial. Él prefiere que el mundo entero se entere de lo que ellos hacen y cómo viven pero no saben las diferencias que existen entre las otras culturas”, explicó Blades.


Además, el político tiene una mirada crítica del mundo latino en el país anglosajón. “Mi experiencia es que nosotros no nos comportamos unitariamente. No desarrollamos un argumento único y es necesario encontrarlo. Nos comportamos como tribus mexicanas, cubanas, portorriqueños, etcétera. Estamos muy separados. Sin embargo, ahora el norteamericano se ha tomado muy en serio la comunidad por su actividad económica. Eso ha creado espacios, y el ejemplo más fuerte es Ugly Betty (Betty la Fea), que es un fenómeno fuerte en toda la sociedad en USA”, explicó Blades.

No hay comentarios: