lunes, marzo 24, 2008

Edward J. Olmos: “En USA nos discriminan porque nos tienen miedo”


El actor chicano Edward James Olmos es el latino más respetado en Hollywood y quien abrió las puertas a los hispanos en la meca del cine. Pionero en la defensa de la cultura hispana en el país del norte, mantiene hasta hoy su independencia y se apresta a filmar ‘La frontera de cristal’ de Carlos Fuentes.

MADRID

Definitivamente, el cine latino no sería nada en EE.UU si el cine chicano no hubiera expuesto sus cánones estéticos y creativos en la industria más poderosa del mundo del entretenimiento. A partir de ahí, se pavimentó un camino que tiene entre sus figuras más importantes a Edward James Olmos.

Este actor de teatro, cine y televisión, productor y director, hijo de inmigrantes húngaro-judíos y mexicanos, lleva 30 años siendo uno de los activistas más influyentes de los derechos civiles de los latinos en la tierra del Tío Sam, y es uno de los líderes del cine independiente. “Los independientes deben buscarse la vida porque a los ricos no les interesa el arte”, largó Olmos en la capital española.

El actor estadounidense, que se hizo mundialmente famoso por el papel del duro ‘Teniente Castillo’ en la serie de los ochentas Miami Vice, concurrió a Madrid a presentar su última obra como cineasta ‘Walkout’, generada para HBO, que cuenta la historia de las protestas que los estudiantes chicanos organizaron en 1968 para lograr derechos civiles.
“’Walk-out’ nos tomó 10 años hacerla con el productor Robert Young porque era una realidad que no conocíamos muy bien. Este evento sucedió en 1968 y es una película muy importante para explicar el desarrollo de los latinos en USA y específicamente en California. Imagínate que ahora somos 50 millones de hispanos y en 15 años seremos mayoría”, contó.

Olmos, a sus 61 años, tiene una carrera interesante a sus espaldas. Desde joven le interesó el teatro y su paso por las tablas le valió un Tony al representar el personaje llamado "El Pachuco" en la obra Zoot Suit. Luego le siguieron actuaciones en otras películas como Wolfen, Blade Runner y Gregorio Cortez, las cuales le empezaron a vincular social y artísticamente a las luchas reivindicativas de los latinos en Estados Unidos.
“He aprendido a no romantizar la historia, ni a minimizarla ni a glamourizarla. Ni tampoco me gusta manipular al espectador”, señaló el artista chicano con respecto a su metodología de trabajo.

En 1988 produjo y protagonizó ‘Stand and Deliver’, trabajo por el que fue nominado a un Globo de Oro y a un Oscar. El reconocimiento de la Academia le permitió a E.J. Olmos conseguir financiamiento y debutar como director con ‘American Me’, un excelente largometraje que también protagonizaba, y que cuenta la vida de la mafia mexicana en las cárceles norteamericanas.
“Ayudé durante 18 años a los presos chicanos a superar su situación en las cárceles de Los Ángeles. Eso me permitió conocer su mundo y cuando empecé a filmar me asesoré con 4 jefes mafiosos y les tuve que preguntar a los 5.000 mil presos más bravos del lugar si me dejaban filmarles”, recuerda Olmos.

Ya en 1996 contribuyó a crear el ‘Festival Internacional de Cine Latino de Los Ángeles’ del cual es su presidente y que entrega un importante espacio a los creadores iberoamericanos. En 1997 fundó el ‘Festival de Cine y Literatura Latinos’ y en 1999 fue el principal impulsor de un proyecto multimedia llamado ‘Americanos: Latino Life in the United States’, una celebración de la cultura latina.

En la actualidad es portavoz de Southwest Voter Registration Project, donde ayuda a la comunidad latina a conseguir la ciudadanía y la inscripción electoral. “Yo soy chicano o mejor dicho mexicano-americano y conozco las dos culturas y entiendo la dificultad. Por eso, muchos políticos me piden que les apoye pero yo sólo llamo a votar porque es muy importante que ejerzan su derecho. Eso sí, espero que gané Obama o Hillary Clinton porque se necesita un cambio de mentalidad”

También Olmos se ha involucrado a menudo en temas sociales y hace visitas frecuentes a reformatorios y centros de detención juvenil para hablar a los adolescentes del peligro. En 1998 fundó Latino Public Broadcasting, de la cual es su director y que se centra en hacer programas para la televisión pública sobre la comunidad hispano-americana.


Incluso su ayuda desinteresada le ha llevado a conocer al ‘Subcomandante Marcos’. “En una ocasión fuimos a Chiapas a ayudar a las comunidades indígenas y en la noche nos vinieron a buscar los Zapatistas. En un momento creímos que íbamos a morir pero luego tomamos un té con Marcos y conversamos de cine”, recordó.


En los últimos meses, Edward James Olmos está viviendo un sueño doble que nunca creyó que se le podía cumplir: Volvió a sus raíces y, tras varios trámites, se nacionalizó mexicano. “Me tomó tiempo pero ahora tengo las dos nacionalidades”. Además, se apresta a grabar en México la película ‘La frontera de Cristal’, basada en el libro homónimo de Carlos Fuentes. “Yo voy a ayudar en esta película que habla de un tema muy difícil, desde siempre, que es la inmigración”, concluyó.

No hay comentarios: