miércoles, marzo 26, 2008

Rescatando al blanco más negro de Brasil


Miguel Faria Jr es el director de ‘Vinicius’ (2005), el documental sobre el gran músico y poeta brasileño que más público ha llevado al cine en tierras cariocas. El cineasta, un enamorado de la samba y del bossanova, habló de su vida junto a Moraes y de su nuevo proyecto, un musical sobre una familia de músicos de samba.

MADRID

En los tiempos que corren, con la explosión de la información, los grandes artistas de la historia tienden a olvidarse. Algo parecido ocurría con Vinicius de Moraes en Brasil. Hasta que llegó el cineasta Miguel Faria Jr (1944), con su documental “Vinicius”, y recuperó la fantasía del cantante y compositor carioca más relevante de la cultura brasileña del siglo XX, a través de los testimonios de amigos, familiares y de su fascinante música.

IC aprovechó de conversar con Faria Jr en Madrid, durante la I Muestra y Encuentro del Cine Brasileño, y el director contó que el proyecto ‘Vinicius’ empezó por una idea de sus hijas. “Su familia quería hacer una película por el aniversario de los 25 años de su muerte y me convidaron a plasmarla en formato documental. Yo también tenía muchas ganas de hacerla, ya que adoro a Vinicius. A él lo conocía bien, era muy amigo y además, estuve casado con su hija Susana muchos años”.

El documental, que ha ganado dos premios (mejor documental y Mejor Banda Sonora) en Brasil, logra un ambiente íntimo insuperable ya que se basó en entrevistas a los amigos del poeta. En aquellos que tuvieron una relación muy cercana con él. “Ninguno de los músicos ni familiares puso problemas para sacar adelante el proyecto. Salíamos a cenar todos juntos para recordar a Vinicius y sus historias. La verdad es que queríamos recordar a Vinicius tal como era: un bohemio, un vagabundo”, dijo.

Para el productor y guionista la idea del proyecto era entregar la emoción que Vinicius de Moraes irradiaba a las personas. “Si bien el documental tiene un carácter periodístico, didáctico, era importante mostrar su poesía, su música, su emoción. Fue difícil mezclar información con emoción pero creo que lo logré al final”.

Una de las facetas más impresionante del artista es su amor por la cultura negra. Por algo se calificó ‘el blanco más negro de Brasil’. “En su época fue considerado muy reaccionario porque quería fundir las culturas negras y blancas. En los años 50, en Río de Janeiro, Vinicius trabajaba en el Teatro Municipal y hacía espectáculos con negros, lo que era un gran escándalo. En su tiempo, era el único al que le gustaba la samba, y era de los pocos que quería una integración, una unificación entre las dos culturas. Él no quería negar su parte negra brasileña y su misión era divulgarla”, explicó Faria Jr.

Marcus Vinicius da Cruz de Melo Morais (su verdadero nombre) escribió 400 poesías y 12 libros. Sin embargo, no fue reconocido como un poeta ni en Latinoamérica ni en Brasil. Al final, Francia, Italia o Estados Unidos fueron los únicos países donde se le publicó con éxito su prosa. “La poesía era su camino en la vida. Era un rebelde que intentó desacralizar la poesía porque en su tiempo la poesía era elitista, era de la alta cultura. Él pagó un alto precio por esto y la academia brasileña no lo valorizó nunca como poeta”, señaló Faria Jr.

En el filme hay declaraciones de los músicos brasileños más importantes de la actualidad como Caetano Veloso, Toquinho, Chico Buarque, Gilberto Gil, etcétera y a los que Moraes influenció fuertemente con sus conceptos. “Todos los músicos de Bossanova que nacieron en los años 60 en Brasil fueron influenciados por Vinicius. Su arte fue muy importante en la efervescencia cultural que explotó en Brasil en ese período. Él aportó mucho y renovó la música brasileña pero no sólo en cuanto a sonido sino también a través de su comportamiento”.

En tanto, las mujeres ocuparon un lugar importante en la vida de Moraes y, a la vez, le inspiraron. “Se casó 9 veces y las mujeres alimentaban su creación. A él le importaba trabajar y ser apasionado, y la pasión le ayudaba a trabajar, a componer”, recordó Farias Jr.

Sin embargo, el alcohol terminó siendo su fiel acompañante hasta su muerte a los 67 años en Río de Janeiro. El día 9 de julio de 1980 la policía lo encontró en una bañera con espuma y con un vaso de whisky en su mano. Incluso tanto le gustaba beber que llegó a declarar que “el whisky es el mejor amigo del hombre, algo sí como un perro embotellado”.

Sin duda, el hit musical más conocido que dejó Moraes fue la canción “Garota de Ipanema”, ritmo que le llevó a trabajar en Hollywood. “Vinicius contaba que era una moza que pasaba caminando por la calle y que era muy hermosa. Pero al final no sé si será verdad”.

Finalmente, Miguel Farias Jr adelantó a IC sobre su último proyecto. “Por ahora no puedo hablar mucho de mi nuevo proyecto ya que empezaré a filmar el marzo próximo. Pero puedo adelantar que será un film musical que cuenta la historia, en tres épocas diferentes, los años 20, los años 50 y la actualidad, de dos generaciones de una familia de músicos de samba en Río de Janeiro”, concluyó.

Más información en:

http://www.viniciusdemoraes.com.br/

No hay comentarios: