jueves, mayo 11, 2006

Bob Marley not Dead


Hace 25 años nos dejó. Pero sólo en cuerpo porque su alma esta en cada una de sus canciones, las cuáles nos entregan lo mejor de él: Ese don para expresar que somos libres e iguales y por supuesto que el amor es el único sentido de la vida.

Robert Nesta Marley, más conocido como Bob Marley, nació el 6 de febrero de 1945 en Nine Mile, una pequeña localidad en el norte de Jamaica, en el seno de una familia pobre y rota. Su padre, Norman Marley, era un capitán del Ejército británico que se desentendió de su hijo. A finales de la década de 1950, Bob Marley y su madre se instalaron en Trench Town, un mísero barrio de la capital jamaicana, Kingston, donde entró en contacto con la música.

A partir de ahí, Bob se inscribió en los anales de la música mundial y del Reggae como una luchador, que incluso llegó a ser baleado en su misma patria, lo que le obligó a viajar a EE.UU. Sin embargo, no se aminoró y siguió cantando con el corazón y denunciando las barbaries que sucedían en su querida África, especialmente en Etiopía.

¿Quien puede olvidar "No more Trouble" o "Exodus"?, Dos temas que mostraban lo mejor de él: su amor por la población oprimida y perseguida. Bob nunca renegó de donde provenía y tenía claro que debía cantar por los desvalidos. Sus letras poderosas son un manifiesto, un grito descarnado que intenta abrirse paso entre tanto egoísmo y codicia.

Pero Bob, como todos los grandes nos tienen que abandonar muy temprano. La tierra no puede dejar en vida a los luchadores sociales, su alma es tan potente que son tragados por el núcleo central. Así tras publicar en 1980 Uprising, cuyo éxito fue arrollador y propició una gran gira que batió en Europa todos los récord de asistencia, Marley enfermó de cáncer y el 11 de mayo de 1981 falleció a los 36 años en un hospital de Miami.

Luego, su cuerpo fue trasladado a su localidad natal, Nine Mile, donde descansa en un mausoleo. A su funeral acudieron numerosas personalidades además de miles de personas.

Bob, el profeta rastafari, sigue aún predicando con su música, con sus notas y con sus ritmos, porque Marley es inmortal.