martes, junio 12, 2007

Audrey Tautou: “Nunca haria porno"



Madrid

Audrey Tautou intenta pasar como una persona normal pese a la atracción que produce como actriz y fémina. Siempre alegre y directa, la protagonista de Amélie (2001) presentó en Madrid la comedia gala “Un engaño de lujo” (Hors de Prix- 2006), del director Pierre Salvadori. Dando una vuelta de tuerca a lo que nos tenía acostumbrados, Tatou intepreta ahora a Irene, una mujer bella y pragmática que “trabaja” como acompañante de lujo de hombres millonarios.

Y pese a ser éste un género que Tautou no había desarrollado mucho anteriormente, la francesa se sintió muy a gusto durante el rodaje. “Si bien en “Venus belleza” (1999) había hecho algo de comedia, antes no había tenido mucha experiencia en este género. Pero fue un registro con el cual me divertí mucho y me gustó crear este personaje, por que es una chica que no le hace mal a nadie. No es prostituta, sólo quiere ser una princesa y estar cobijada”, reveló.

Con el pelo corto y la tez blanca, Audrey Tautou se presentó ante la prensa en la Casa de América de Madrid, donde reconoció que, filmar “Un engaño de lujo”, fue como pasar unas vacaciones tras el pesado trabajo de “El Código da Vinci” (2006). “Es verdad que la experiencia de “El Código da Vinci” fue una experiencia extraordinaria, formidable, con un equipo maravilloso pero el trabajo era muy duro y pensado, y la oportunidad de trabajar en mi lengua materna con un equipo mas ligero fue una experiencia estupenda”, comentó.

Sin duda, la actriz de “Negocios Sucios” (2002) es una defensora de lo francés y apoya firmemente el cine que se realiza en su país. Incluso cree que éste aún tiene mucho que decir. “Me encanta hacer películas en Francia porque todavía queda un cine de autor, que me gusta muchísimo. La verdad es que hay muy buenos guiones en Francia. Un ejemplo es “Un engaño de lujo””.

Audrey Tautou se ha vuelto selectiva con los guiones. La actriz gala reconoció que prefiere realizar películas que sean inteligentes pero que no caigan en el elitismo. “Como espectadora no me gusta este tipo de cine elitista pero tampoco me gusta hacer películas poco inteligentes. Así que me sitúo en esta franja media”, explicó.

No a la fama

Quizá por ello, se sintió extraña rodando el taquillazo que supuso “El Código da Vinci”, un filme que pasó como un ovni en su carrera. “La verdad que para nada me veía trabajando en una película así. Pero se me dio la posibilidad de trabajar con Tom Hanks y Jean Renoir, que son dos actores que no son de los peores (risas). Y en este filme dí mas importancia a conocer a esta gente que a la estructura de la película”.

Por su parte, la idea de volver a EE.UU, en estos momentos, no es que le “come” la cabeza. “No tengo mucha prisa de volver a Hollywood porque ahí te proponen historias que te exponen mucho y no me gusta estar en esa situación. Así que por ahora no me planteó volver a grabar en EE.UU”.

De hecho, prefiere alejarse de la fama que tiende a generar el cine norteamericano. “La fama es muy distinta si grabas en EE.UU que en Francia. Porque las películas norteamericanas dan la vuelta al mundo y las estrellas no tienen anonimato en ninguna parte. Y para mí el anonimato es una parte de mi libertad a la que no quiero renunciar”.

En tanto, Tautou corroboró que en la meca del cine al extranjero se le encasilla en un papel. “Es difícil tener un papel interesante o bonito en Hollywood porque siempre me ofrecen un papel de francesa. Te encasillan. Además, como yo habló inglés con acento francés, eso me limita bastante”.

Al hablar del papel de Amélie, a Audrey Tautou se le iluminan los ojos. Para ella, este papel no la ha perjudicado ni la ha marcado negativamente, sino que ha sido su paso para grabar más películas. “El cine francés no tiene la fuerza ni la repercusión del cine americano pero Amelie me ayudó a hacerme conocida y fue una experiencia extraordinaria. Para nada he visto ese papel ni ese rodaje como un problema. Lo he vivido como un regalo y si me lo propusieran de nuevo lo haría sin problemas con total alegría”.

En cuanto a que filmar en castellano, Tautou señaló que le encantaría pero el problema es que no habla ni una palabra de castellano. “Fui a EE.UU porque quería encontrarme con gente con la que me apetecía trabajar y así es siempre. No me importa la nacionalidad del director y los actores. Eso me da lo mismo. Lo importante es que me sienta bien y me apetezca estar con ellos, sean suecos, ingleses, españoles, italianos, americanos. Lo único que no haría nunca por dinero sería grabar una película porno”, concluyó la actriz quien, en estos momentos, espera para grabar la vida de Coco Channel, un proyecto que por ahora esta en algunas hojas de guión.

No hay comentarios: