lunes, julio 23, 2007

Matt Groening: Estoy obsesionado con Richard Nixon



El creador de la serie de animación más exitosa de los últimos tiempos, Matt Groening, mantiene la expectación y el secretismo sobre la película de la familia amarilla. Sin embargo, contó en Madrid que será muy parecida al show de TV , que los guiones siguen perfeccionándose y que el éxito de la serie se basa en que “siempre sorprenden a la audiencia”. Por su parte, el productor Al Jean adelantó que es muy probable que realice una secuela porque quedarán fuera muchas imágenes.

Madrid

La historia de éxito de Matt Groening y sus personajes, que se remonta a 1987 en “El show de Tracy Ulmann”, es muy conocida. 20 años han pasado desde ese momento y la serie se ha convertido en parte de la cultura pop del planeta. Pero al padre de Los Simpson no le ha cambiado para nada esta fama. Es un tipo normal que se viste con chaqueta y pantalones de pana, no utiliza corbata y tiene una prominente barriga.

Y por supuesto, no duda en firmar autógrafos a sus fans y detenerse a conversar con ellos. Nadie puede negar que Groening es el corazón y el alma de Los Simpson. Su lengua, mientras presenta en Madrid la premiere de sus hijos predilectos, escupe la irreverencia que refleja en sus personajes.

No duda en criticar a David Bechkam, quien le pidió aparecer en el capítulo 300 de la serie "pero me negué por ser poco conocido" y hace permanentes bromas sobre los personajes de la serie. “Están basados en mi familia. A Bart pensé llamarlo Matt pero al final me convencí y no lo llamé así”.

Igualmente, pese tener una mirada punzante de la sociedad norteamericana, la censura no le ha creado muchos problemas. “La serie tiene mucha libertad. En la TV americana despues del suceso de Janet Jackson todo está más conservador que antes. Por ejemplo, censuran las escenas de Bart cuando bebe alcohol. Pero la censura nos ha tratado bien”.

¿De que trata la película Los Simpson?
El filme trata de un hombre estúpido que se mete en líos y trata de salir de ellos y lucha contra ellos pero, además, ama a su familia. Es una película hecha para que la entiendan todos los que no hayan visto la serie.

¿En el comienzo de la grabación tuvo miedo de que posiblemente el formato película no fuera el idóneo para Los Simpson?
No tuve miedo porque la única diferencia entre la película y la serie es que la primera es más larga y, además, tienes muchas semejanzas con la serie. Por otra parte, debo aclarar que el tv show conlleva un trabajo muy duro, puesto que los viernes terminamos exhaustos el capítulo y los domingos lo vemos con nuestras familias. Así que, la serie es un programa muy privado, en cambio en el cine habrá mucha gente junta riéndose. En mi opinión, definitivamente, creo que la idea de llevar a Los Simpson a la pantalla grande y hacer reír a una audiencia mayor es un sueño hecho realidad.

¿Resultó muy difícil extender los gags a una hora y media?
Hemos trabajado en el proyecto de “Los Simpson, la película” desde el primer día y lo haremos hasta días antes del estreno. Siempre estamos cambiando los guiones y diálogos porque algunas cosas no nos gustan y queremos dejar todo perfecto. Los últimos cambios que hicimos fue el color porque queríamos muy amarillos a Los Simpson.

¿Cómo convive usted con su lado más contracultural, expresado en su tira cómica Life in Hell, con la celebridad y el dinero que se asocian a Los Simpson?
Tengo dos trabajos, básicamente. Los Simpson son un esfuerzo de grupo, con actores, productores, músicos, etcétera. “Life in hell” soy sólo yo, es un proyecto personal que llevo haciendo 27 años. Entrego una tira cómica todos los martes de cada semana al final de la noche, en el último momento, y nunca lo dejaré de lado.

¿Qué opina del hecho de que grupos conservadores aplaudan a Los Simpson por defender a la familia y mostrar a la gente de Springfield yendo a misa?
Debo aclarar que la irreverencia es parte de Los Simpson y ésta la creamos no sólo para la sociedad, sino que la hacemos para nosotros mismos también. Y sí, es verdad que antes Los Simpson solían ser criticados por los grupos conservadores. Ahora, sin embargo, están muy felices porque tenemos el personaje de Flanders y ellos nos respetan. La gente se siente atraída por Dios y aplaude lo que hicimos. Más allá no te puedo explicar este fenómeno (risas).

Los Simpson muy perfectos para 3D

¿Cuál es su opinión de la “corriente dictatorial” de la animación 3D que se está experimentando en las películas y en la televisión?
Nosotros amamos la animación tradicional y amamos las imperfecciones de los dibujos animados hechos a mano, pero también somos muy admiradores de la animación computarizada. Eso sí, Los Simpson son perfectos y tienen que estar dibujados por seres humanos. La verdad es que Los Simpson son muy perfectos para la animación 3D.

¿Qué opina del hecho de que Los Simpson funcionen, paralelamente y con increible éxito, como entretención popular y de élite?
Creemos que Los Simpson tienen un concepto definido. El equipo se cree siempre el trabajo que hace y eso es parte del éxito. Además, Los Simpson tienen un concepto muy complejo y no sólo son gags. Hay que leerse algunos libros para entender a Los Simpson. Sin embargo, no puedo explicar totalmente por qué Los Simpson han sido tan populares durante 20 años. Lo que si es cierto es que siempre queremos sorprender a la audiencia y a nosotros mismos. Eso es parte también de nuestro éxito, creo yo. Por otro lado, Los Simpson son como una fiesta, una celebración. Siempre queremos ser agudos, reírnos de los polítícos, de cómo se educan a los hijos y reírnos de la religión. Pero si una escena no nos hace reír a nosotros mismos, la quitamos. Nuestro objetivo es pasarlo bien y que todos se rían.

Hay un episodio de Los Simpson donde aparecen muchos clones de Homero y, entre ellos, el protagonista de Family Guy. ¿Se trata de una crítica hacia ellos por un supuesto plagio?
No hay ninguna crítica ni mal rollo con Family Guy. Tampoco los acusamos de plagio. Y lo repito: No estamos ofendidos para nada ni hacemos críticas contra ellos en la serie de Los Simpson. La verdad es que me gustan mucho todas las series de animación. Quiero que salgan más porque es muy bueno para todos y hay muchas miradas de la sociedad en esas series.Lo que sí es verdad es que debido al éxito de Los Simpson hay cada día más series de este estilo. Sin embargo, antes de Los Simpson ya había este tipo de series y las seguirá habiendo. Al final, todas siempre son muy parecidas entre si. Como fan de la animación estoy contento porque aparecen más series y para no mentir, es cierto que nos mandamos mensajes entre las series y nos reímos de ellos y ellos se ríen de nosotros.

¿Cuál es su personaje preferido de los Simpson?
A mi me gustan todos los personajes de la serie pero tengo una debilidad por Ralph, el hijo del jefe Gorgory. En más, Ralph hace la primera broma en la película y es quien ve a Bart desnudo. Ralph tiene un halo de inocencia que me gusta y que es muy atrayente. Además, en un episodio traemos a los candidatos a la presidencia de USA a Springfield a hacer campaña y proponemos a Ralph de candidato. (risas)

¿Por qué siempre aparece Nixon, tanto en Futurama como en Los Simpson?
Reconozco que estoy obsesionado con Richard Nixon. En 1976, estaba en Madrid estudiando en la Universidad y supe de la noticia de Watergate y pensé que no vería a Nixon dejando su cargo. Alcancé a volver a los Estados Unidos y cuando dimitió fui uno de los hombres mas felices del mundo. Pero pese a que Nixon no me guste como político es muy divertido como personaje. Por ejemplo, Millhouse tiene como segundo apellido Nixon. Un halago para él. (risas)

No hay comentarios: