martes, mayo 13, 2008

Riyad Al Malki: “Hamás no es un grupo terrorista"



El ministro de Asuntos Exteriores palestino pide que Israel termine con el asentamiento de colonias y que acepté la paz que los países árabes le han propuesto.

MADRID

La tragedia del pueblo palestino lleva 60 años de sufrimiento y dolor. Todo comenzó cuando en esas lejanas tierras, en 1948, se estableció el Estado de Israel. A partir de ahí los palestinos se transformaron en un pueblo de refugiados y desplazados a diferentes países.

Los números son el mejor ejemplo de que el conflicto de medio-oriente no se cura con el tiempo.
41 años han pasado desde la ocupación de la Franja de Gaza y Cisjordania, 15 años de los acuerdos de Oslo que fundaron el inicio de una relación diferente entre palestinos e israelíes pero hasta ahora todo sigue igual. Palestina ocupada y con sus habitantes viviendo en constante peligro y en un estado de vida deplorable.

Este 2008 se cumplen seis años del establecimiento de la iniciativa de paz que los países árabes realizaron en El Libano. Para el ministro de Asuntos Exteriores palestino Riyad Al Malki, la cumbre no ha logrado el visto bueno israelí a pesar de que la oferta ofrece la paz total a cambio de la retirada completa de Israel de los territorios palestinos. “No solo la oferta es a nivel árabe sino también a nivel islámico (22 árabes a normalizar la relación y 57 países ofrecen lo mismo)”, asegura el ejecutivo con desazón.

La verdad es que se le nota cansado a Al Malki ya que debe asistir a las múltiples reuniones que se organizan para solucionar el problema palestinos y casi siempre todas termina en nada. Es más, el noviembre pasado del 2007 se organizó una nueva cumbre de paz en Annapolis, Maryland, EE.UU, donde se volvió a acordar la reactivación de las cuestiones fundamentales e implementación de los compromisos de la primera parte de la Hoja de Ruta.

“Annapolis significó una apertura fundamental en el proceso de paz después de 7 años de total bloqueo, desde el fracaso de ‘Camp David’ y el inicio de la segunda Intifada. Hemos ido a Annapolis con un apoyo árabe y el apoyo del pueblo palestino. En Annapolis, participaron más de 46 países y llegamos a un consenso mundial de poner fin a la ocupación israelí en los territorios palestinos ocupados. También, se declaró que se debía establecer un Estado Palestino independiente que conviva con el Estado de Israel. La primera etapa de la Hoja de Ruta determinó detener totalmente el asentamiento de colonias israelíes en territorios palestinos ocupados, incluyendo Jerusalem y esto se recalcó en Annapolis. No pasó una semana cuando Ehud Olmert nos salió con la construcción de 307 unidades de nuevas viviendas violando así lo que se había acordado”, declaró ofuscado en Madrid.

Para obtener reales resultados, en opinión del ministro Al Malki, la actuación internacional no se debe acotar sólo a declaraciones de condenas. “Luego de 5 meses de Annapolis (noviembre 2007) podemos decir que no se ha logrado mucho. La continuación de las reuniones no se considera un logro ni un avance. Sólo el término de los asentamientos se considera un logro. Cambiar la actitud israelí o dar facilidades a la población palestina podrían ser un logro. Hasta el momento nada de esto ha pasado. Ningún logro se ha hecho realidad. Tememos que vamos a perder el apoyo del ciudadano palestino porque no hay avances ni hay mejorías en sus condiciones de vida como consecuencia de nuestra participación en el proceso de negociaciones. El ciudadano comienza a presionar a sus líderes para que el proceso de negociación de Annapolis tenga una evaluación porque solo nos dio más asentamientos, más barricadas, nuevos núcleos de colonización y hay un incremento de palestinos muertos y presos”, adelantó.

-¿Hasta cuando el gobierno de Palestina puede mantener la oferta de paz árabe a Israel?
-No se. No podemos seguir con las negociaciones sin el respaldo de la población palestina y los países árabes, porque esto podría terminar en una presión de Hamás que va a demandar la enmienda de la trayectoria de negociación pacífica palestina y la sucesión por la resistencia militar contra la ocupación. El presidente Mahmoud Abbas si no ve mejora en la Hoja de Ruta tendrá que analizar con el pueblo palestino y los países árabes que medidas tomar a futuro frente a esta bloqueada realidad.

-Ministro, ¿por qué no es optimista de alcanzar un acuerdo de paz después de la cumbre Annapolis? ¿La paz es una utopía?
-Bueno, la gente que me conoce sabe que soy una persona muy optimista pero cuando uno se confronta con una realidad como la que vivimos en nuestra zona, uno debe cambiar según esa realidad. Annapolis nos ofreció una oportunidad histórica, una apertura a poder resolver el conflicto. El nivel de optimismo de todos los palestinos se elevó al 100% y creo que ese nivel árabe también. Logramos en Annapolis las negociaciones finales (no más asentamientos, etcétera) y segundo, asumir las competencias palestinas.
-No pasó una semana y anuncio de 307 unidades habitacionales. Como podemos interpretar ese anuncio. Desafío, falta de respeto. Ese mensaje fue un choque al optimismo a todos. Dijimos, queremos seguir las conversaciones con Israel y queremos seguir y llegar a un acuerdo pero salió Ehud Olmert con más y más anuncios de asentamientos. Con eso anuncios que puede hacer la ANP.

-¿Quien empezó a destruir ese optimismo?
-Ehud Olmert con sus anuncios de más asentamientos en Cisjornadia. En contradicción de lo que acordamos en la Hoja de Ruta en Annapolis. Si la comunidad Internacional nos dejan solos no podemos hacer nada con Israel, y ni palestinos ni israelíes asumirán sus responsabilidades. Con el tiempo vamos a terminar perdiendo la posibilidad de establecer un Estado Independiente Palestino. ¿Que quiere Israel? Un estado binacional. Bueno, podemos discutir las diferentes opciones. Nosotros queremos dos estados: uno palestino y otro israelí.

-¿Qué pide la ANP a la Comunidad Internacional?
-Intervención del cuarteto internacional y una pronta reunión. También la intervención forzosa para que las dos partes involucradas implementen sus obligaciones de la Hoja de Ruta. Y la conferencia de Moscú, en junio, es muy importante para nosotros porque evaluará el progreso desde Annapolis. Se debe terminar los asentamientos israelíes en territorio palestino ahora. Si Israel sigue así, eso va a impedir progresar y lograr un acuerdo entre los dos. Este es el tema de discusión de todas la reuniones y que se debe cumplir.
-Asimismo, queremos convocar a un ejército internacional que proteja a nuestros habitantes en territorios palestinos, especialmente enFranja de Gaza y Cisjordania. Queremos celebrar una reunión con USA, los estados europeos, Egipto y la ANP para ver como abrir las fronteras de Gaza como lo declara el derecho internacional. Es necesaria la presencia internacional en Cisjordania como sustituto de la ocupación israelí. Lo que esta pasando en El Líbano, la intervención militar internacional, nos puede ayudar para buscar salidas al problema. Es un ejemplo muy bueno para Palestina y para terminar la ocupación israelí.

-¿Cual es su parecer de la visita del ex presidente Carter a la zona?
-Lamentablemente, el ex presidente salió sin nada concreto. Sólo logró que Hamás le pasara una carta del soldado israelí capturado para su familia. Nosotros seguimos esforzándonos por terminar con las incursiones del ejército israelí en Gaza, con el lanzamiento de cohetes de Hamás contra el sur de Israel y levantar el bloqueo contra Gaza y abrir todos los puntos fronterizos y en particular, Rafá.

-¿Hay motivos para creer que con el próximo presidente norteamericana se avance más rápido?
-Nosotros tenemos un problema muy serio, no solamente porque George W. Bush termina este año su mandato sino también el presidente Abbas termina su mandato y en el 2009 termina Ehud Olmert. No tenemos mucho tiempo. Si hoy día después de esperar 7 años estos presidentes no han acordado una paz justa, debemos esperar que ellos produzcan algo al final de sus mandatos. Si se van, entrará una nueva administración y no sabemos si ellos van a tener el interés de empezar un proceso de paz. Cuando Bush empezó su mandato, tuvimos que esperar siete años para que tuviera un interés en el problema palestino-israelí. Barack Obama, Hillary Clinton o John Mcain, nos harían esperar más tiempo y sería un problema grave para todos.

-¿Cuál es el papel de Irán en Palestina e Irak?
Todo el mundo sabe que Irán juega un rol muy importante en Irak. Tiene un poder fuerte y dentro de Irak. El presidente Abbas tiene pensado visitar Bagdad para mostrar su apoyo al gobierno iraquí y mantener su carácter árabe. También nos interesa la influencia de Irán en el territorio de Franja de Gaza. Hamás recibe ayuda económica, material militar y entrenamiento por parte de Irán. Eso nos preocupa mucho.

-¿Chile está recibiendo refugiados palestinos en estos momentos? ¿Seguirá esta política? ¿Cuál es el rol de Latinoamérica en este conflicto? ¿Los países árabes han dejado sola a Palestina?
-No es cierto que los países árabes hayan dejado sola a Palestina. Al contrario, han acogido a Palestina desde el comienzo. Nosotros estamos trabajando muy cerca con la liga árabe, con nuestros hermanos árabes, quienes nos ayudan mucho a nivel económico, político y humano. Por ejemplo, Sudán ha ofrecido refugio a 3 mil palestinos en Irak. Yemen ha ofrecido algo similar. No sólo Chile, a quienes agradecemos mucho su apoyo, Brasil también nos ofreció ayuda. Para nosotros es muy importante hacer un enfoque especial a los refugiados palestinos en Irak. Se habla de 15 a 18 mil refugiados palestinos en Irak y debemos buscar una salida para ello porque cada día los palestinos son asesinados por diferentes milicias. Lo más lógico es recibir a estos refugiados en territorios palestinos y no en Brasil o Chile o en Yemen. Yo he hablado con la encargada de Asuntos Exteriores de Israel, Tzipi Livni, para trasladar los 15 mil refugiados a Cisjordania y ofrecerles una vida digna entre sus hermanos. Ella habló con Ehud Olmert y él aceptó sólo 41 palestinos. No hay más palabras. Para Palestina esta es la salida más correcta, que vayan a Palestina que es su Tierra.

-¿Considera que Hamás y su líder Ismail Haniya son terroristas?
-No. Para mi Hamás no es un grupo terrorista como tampoco su líder quien guía al movimiento. Ellos son nuestros adversarios políticos que han hecho un Golpe de Estado pero entendemos que Hamás tiene la legitimidad de un partido político pero no la autoridad nacional. Primero que nada si quiere Hamás ser un partido no debe tener ala militar. Si quiere entrar en el proceso de democracia de Palestina debe atenerse a la ley de partidos y dejar las armas.

No hay comentarios: